DIMENSIÓN PSICOSOCIAL DEL ESPECTÁCULO DEPORTIVO

En las sociedades actuales, el deporte espectáculo monopoliza, en muchos ca­sos, nuestro tiempo de ocio. (Se ha convertido en un enorme negocio y en una herramienta muy utilizada por el poder económico para distraer la atención de la ciudadanía). Los espectadores son un factor de influencia relevante en la actuación deportiva. En este sentido y debido a la alarma social que despierta, se prestará especial atención a la violencia que se desata entre los espectado­ res deportivos.

Fans y espectadores deportivos

La diferencia entre fan y espectador se encuentra, al parecer, en el grado de devoción por el jugador o por el equipo. Mientras que los espectadores asisten a un espectáculo deportivo o lo ven desde sus casas, los fans, además, atribuyen un especial significado emocional a su afiliación con el jugador o con el equipo de forma que uno u otro son elementos centrales de su identidad. Un espectador no es necesariamente un fan.

En una investigación de Wann, Grieve, Zapalac y Pease (2008) se exploraron las diversas moti­vaciones de los fans (p. ej., entretenimiento, motivos estéticos, afiliación, etc.) en tres di­mensiones de comparación: deportes indivi­duales frente a de­portes de equipo , deportes agresivos frente a deportes no agresi­vos y deportes estilísticos frente a deportes no estilísticos. La motivación estética resultó ser la más importante para explicar la preferencia por los deportes individuales, no agresivos y estilísticos. En cambio, el entretenimiento y la afiliación grupal son motivos que impulsan el gusto por los deportes de equipo, agresivos y no estilísticos.

La formación de la identidad de fan co­mienza con la socialización que se desarrolla desde la infancia gracias a la familia y los ami­gos. En el caso de los fans que se encuentran identificados con su equipo, la derrota o la vic­toria afectan a su autoestima. Para protegerla, pueden utilizar distintas estrategias de auto- presentación (Wann y Branscombe, 1991):

  • Brillar con la gloria ajena (basking in reflected glory). Disminuyen la distancia entre ellos mismos y su equipo cuando este gana.
  • Distanciarse del fracaso ajeno (cutting off reflected failure). Aumentan la distancia cuando perciben un fracaso .

Sin embargo, los hinchas más acérrimos tienden a mantener su asociación con el equipo aun cuando los resultados no sean satisfactorios. Las personas con alta identificación muestran mayor tendencia a asociarse con su equipo cuando gana y menor tendencia a alejarse de él cuando pierde que las personas con baja identificación (Wann y Branscombe, 1991).

Influencia del público en la actuación
deportiva

Los estudios sobre esta cuestión se han cen­ trado en la ventaja de jugar en casa, operacionalizada como el grado en que las victorias en el propio campo exceden el 50% de todos los partidos ganados a lo largo de la temporada (Schwartz y Barsky, 1977).

Coumeya y Carrón (1992) proponen cuatro tipos de fac­tores que podrían condicionar el grado de ven­taja del equipo local sobre el visitante:

  • Factores relacionados con las multitudes. La influencia de la multitud parece ser la causa do­minante de la ventaja de jugar en terreno propio .
  • Factores relacionados con el aprendizaje o la familiaridad.
  • Factores relacionados con los viajes.
  • Factores relacionados con las reglas.

Greer (1983) estudió el efecto que tenía el comportamiento de la multitud (abucheos) sobre la actuación de los equipos local y visitante. En­contró que, tras episodios de protestas del pú­blico, se producía un patrón consecuente de mejora del equipo local y de deterioro en la efectividad del equipo visitante.

Balmer, Nevill y Williams (2003) sostienen que el ruido generado por la multitud tiene mayor influencia sobre los árbitros y jueces que sobre los atletas o equipos competidores. Compararon diversos eventos deportivos que se celebraron durante los Juegos Olímpi­cos y concluyeron que el sistema de arbi­traje es un factor clave para comprender la ventaja de jugar en casa.

La mayoría de los espectadores que asisten a espectáculos de­ portivos tratan de animar a su equipo y presionar con abucheos al contrario y a los árbitros. No obstante, algunos aficionados se muestran dispuestos a traspasar las barreras de la legali­dad y el juego limpio.

Violencia en el deporte

Final de la Copa de Europa, Liverpool F.C. y la Juventus F.C. 39 aficionados mueren en el Estadio de Heysel de Bruselas (Bélgica). Después de eso empezaron a cambiar cambiar las cosas.

Gómez (2007) propone que los principales factores psicosociales asociados con la violencia por parte de los aficionados son la pertenencia a grupos radicales, el racismo, la conexión entre violencia y alcohol, y los medios de comunicación. En relación con la pertenencia a grupos radicales, los hooligans (gamberros), tienen su origen en los años sesenta del siglo XX en Inglaterra, con el paso del tiempo se ha convertido en un fenómeno transnacional. Para que la rivalidad hooligan subsista y evolucione, es necesario que, al menos, exista un grupo similar, pero opuesto dado que la identidad social se construye en gran medida a
partir de las diferencias entre el propio grupo y el exogrupo (Tajfel, 1981). Los hooligans exaltan las diferencias entre su propio grupo y el rival mediante dos estrategias (Spaaij, 2006):

  • Nosotros somos hombres duros y reales y ellos son blandos y maricas.
  • Tenemos que defender nuestra ciudad o nuestro barrio de los rivales y demostrar que somos los más fuertes.

Un componente central de la ideología de buena parte de los grupos de hooligans y otros grupos violentos con área de actuación en el deporte es el racismo (y por qué no decirlo? los fascismos). La manifestación más habitual de actitudes racistas por parte de la grada consiste en la emisión de sonidos simiescos o cánticos contra jugadores de otras razas. Durán y Jiménez (2006) sostienen que el racismo en el fútbol se materializa en tres tipos de discriminación:

  • Instrumental.
  • Impulsiva.
  • Institucional

En 2004 se creó el Observatorio de la Violencia, el Racismo y la Intolerancia en el Deporte. Los objetivos fundamentales de este organismo son la lucha contra el racismo, la xenofobia, la violencia y la intolerancia en los contextos deportivos. Asimismo, este Observatorio vela por la protección de los valores éticos del deporte y por la defensa de los derechos de los ciudadanos que sean objeto de discriminación en la práctica deportiva.

Respecto a la relación entre violencia y alcohol no existe ningún consenso claro entre la comunidad científica (como suele suceder cuando están en juego intereses económicos muy potentes) . La razón de esa falta de acuerdo podría radicar en el escaso número de investigaciones. La mayoría de estos estudios han considerado la influencia del alcohol como un asunto periférico.

La influencia de los medios de comunicación es obvia. La prensa deportiva dedica un gran espacio a la violencia que se genera entre los aficionados de modo que las acciones violentas son emitidas una y otra vez. En ocasiones, los medios de comunicación presentan la violencia de los fans de manera dramática y estereotípica que apela a las emociones del espectador más que al pensamiento racional. Algunos artículos deportivos justifican o exaltan la violencia dentro del terreno de juego y fuera de él.

Captura de pantalla 2021 02 26 a las 19.01.49 DIMENSIÓN PSICOSOCIAL DEL ESPECTÁCULO DEPORTIVO


Propuestas desde la psicología social para reducir la violencia en el deporte

Desde la psicología social pueden proponerse varias estrategias para paliar el problema de la violencia en el deporte:

Aportación de información que desconfirme estereotipos negativos (Gómez, 2007). Los grupos de hinchas radicales normalmente manejan estereotipos extremadamente negativos sobre el grupo rival que promueven la escalada de la violencia entre los grupos. Cualquier acción del grupo contrario se interpreta de manera congruente con los estereotipos previos.

Recategorización (Gaertner y Dovidio, 2000). Ocurre cuando los miembros de dos grupos se definen a sí mismos desde una nueva categoría social común de orden superior. Por ejemplo, para evitar conflictos entre seguidores del Real VOX de Fútbol y seguidores del PODEMOS club de Fútbol, podría aludir a la existencia de una identidad común como seres humanos e, incluso, a un nivel superior, como homínidos.

En cualquier caso, hay que insistir en que ninguna de estas estrategias puede ser eficaz si no se educa para reducir la violencia,poniendo el foco en enseñar a gestionar nuestras emociones, controlar los impulsos, y enseñamos un poquito de ética… sería la ostia, y seguramente la vida de [email protected] sería mucho mejor.

REFERENCIAS

  • Arias Orduña, A. (2016). Psicología social aplicada (1a ed., reimp. ed.). Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  • YouTube

Deja un comentario

1 × 3 =

Ir al contenido