Discinesia tardía; Síndromes extrapiramidales

¿A qué son debidas exactamente la reducción de las SEP?

En cualquier caso, como resultado de la acción de los neurolépticos, la disminución de la actividad dopaminérgica por el bloqueo de los propios receptores dopaminérgicos conlleva también a su vez una reducción en la inhibición colinérgica por parte de la dopamina. Esto hace que la incidencia de acetilcolina sobre los receptores colinérgicos muscarínicos sea mayor, lo cual produce o permite el desarrollo del síndrome extrapiramidal mencionado, pues las neuronas colinérgicas quedan sobreexcitadas, por lo que se genera una falta de control motor. De otro modo, lo que sí está claro es que a menor potencia anticolinérgica (más acetilcolina activa) de los neurolépticos menor funcionalidad de la actividad dopaminérgica y, consecuentemente, mayor emisión o manifestación de las REP o los SEP.

¿En qué consiste exactamente el proceso de disminución o contrarrestar las SEP o la discinesia tardía?

Es importante comprobar la evolución de una probable aparición de respuestas extrapiramidales (REP) y una posible discinesia tardía; es decir, en relación a la antagonización de los receptores dopaminérgicos, por parte de los antipsicóticos, en la vía nigroestriatal. En esta vía la inhibición es recíproca entre las neuronas dopaminérgicas y las colinérgicas. Si las REP son mayores y más frecuentes cuando la acetilcolina se vuelve hiperactiva (se libera más cantidad de neurotransmisor por las neuronas colinérgicas) como consecuencia de la antagonización de los receptores dopaminérgicos (bloqueándose así la inhibición de los impulsos nerviosos y la liberación de neurotransmisor que produce naturalmente la dopamina en la neurona colinérgica), entonces se puede programar un tratamiento “a la carta” (dependiendo del grado de las REP), según el cual se combina el adecuado equilibrio entre el grado de eficacia anticolinérgica (eliminación de los temblores) y antidopaminérgica (eliminación de los síntomas psicóticos positivos).

Obviamente, por sentido común, y siempre dependiendo de cómo afecten en cada caso particular, está claro que los efectos o síntomas secundarios producidos por los anticolinérgicos no son deseables. Lo ideal sería eliminarlos; pero, siempre todo es relativo, hay tonalidades grises, y hay que valorar hasta qué punto el grado de las REP interfiere y cómo lo hace en la vida y actividades diarias del individuo (ocupación laboral, situación familiar, enfermo interno/externo, etc.), máxime cuando puede derivar en una discinesia tardía si el tratamiento está justificado a largo plazo. Por ello, la accción anticolinérgica provoca, a la vez, un efecto positivo en la mejoría de las REP pero también síntomas físicos no agradables (en mayor o menor grado, según el caso); aunque, quizá, menos desagradables -o al menos mitigables por otras vías de acción (prescripción de laxantes, por ej.)- y/o relevantes que los trastornos motores propios de aquéllas.

De forma indirecta, se sugiere que hay que optar por los males menores -aunque males al fin-, los que menos repercusiones negativas puedan acarrear, puesto que en la psicosis es necesario “…el tratamiento neuroléptico… a pesar de la presencia de efectos secundarios a corto y largo plazo, incluida la discinesia tardía”. Y, en cualquier caso, siempre será mejor optar (irremediablemente, en ausencia de algo mejor) por un mareo pasajero que por una pérdida letal de glóbulos blancos, por ej., debida a la clozapina. Por otra parte, se continúa a la búsqueda de los antipsicóticos atípicos que actúen más selectivamente en la vía dopaminérgica mesolímbica, y no en la nigroestriatal (lo cual reduciría las REP en mayor medida), debido a la mayor afinidad específica de dichos compuestos por los receptores D2 de la vía mesolímbica en relación a los receptores D2 de la vía nigroestriatal. En última instancia, parece que la tendencia para corregir las REP, y conseguir una mayor eficacia antipsicótica, consiste en buscar un equilibrio entre la antagonización de los receptores dopaminérgicos y serotoninérgicos.

Deja un comentario