Efecto del contexto en la percepción del lenguaje

El fin último de la percepción del lenguaje oral es extraer significados del sonido pero en esta operación hay en realidad dos fuentes de información que fluyen al mismo tiempo. Una, la más evidente, es la información acústica del estímulo que alimenta al sistema perceptivo-cognitivo de abajo-arriba. La otra información fluye en sentido contrario y procede de las representaciones de naturaleza sintáctica, semántica y pragmática, que tienen que ver con la construcción sobre la marcha del significado de lo que escuchamos. Este es el conocido efecto del contexto y corresponde a procesos de arriba-abajo.

Restauración fonémica

fig5 21 Efecto del contexto en la percepción del lenguaje
Procesamiento abajo-arriba (botton-up) y procesamiento arriba-abajo (top-down), dentro de la arquitectura general del sistema perceptivo-cognitivo.

La demostración más contundente del efecto del contexto sobre la percepción del lenguaje es el conocido fenómeno de la restauración fonémica (Warren, 1970). Warren hizo escuchar frases completas en las que se había sustituido un segmento fonético, por ejemplo el fonema /s/ de la palabra «legislatura», por un sonido no lingüístico de intensidad semejante, como un golpe de tos o un zumbido. Cuando se les preguntó a los sujetos después de escuchar las frases, éstos afirmaron que habían percibido todas las palabras intactas, y muchos ni siquiera habían sido conscientes de la presencia del ruido intruso. Este efecto se mantenía incluso al repetir la grabación y una vez que los oyentes eran informados de las condiciones experimentales. Es decir, la información cognitiva procedente de procesos superiores (información de arriba-abajo) era capaz de suplir la información física ausente en la señal de habla y restaurar el fonema que faltaba. Este efecto no ocurría cuando se trataba de estímulos que no eran palabras (p. ej., «teliscura»). Además, cuando detectaban el ruido intruso, los participantes no podían ubicar correctamente el lugar de la frase en que había sido insertado. Por el contrario, si el fonema era reemplazado por un silencio en lugar del ruido, entonces no se producía la restauración fonémica y el silencio era detectado fácilmente. Parece como si el proceso de restauración fonémica necesitara algún «material de entrada» (ruido) sobre el que apoyarse para «reconstruir» perceptivamente el fonema ausente, y no funcionara desde la nada estimular (silencio). ¿Se trata de un efecto genuinamente perceptivo o es posperceptivo? Los datos parecen indicar que la influencia de las palabras en la percepción de los fonemas es perceptiva, mientras que la influencia de la frase es principalmente de tipo posperceptivo.

palabs Efecto del contexto en la percepción del lenguaje

En el lenguaje escrito también se ha constatado una restauración grafémica, Jordán, Thomas y Scott-Brown (1999) observaron el fenómeno de las «letras ilusorias» en el que los participantes perciben letras donde éstas no existen. Se trata de la influencia ejercida por información procedente de los niveles superiores de procesamiento, o procesos arriba-abajo.

Los datos indican que los oyentes pueden seguir las frases con latencias muy cortas, del orden de 250 ms, equivalente a la duración de una sílaba. Esto quiere decir que, en los vocablos polisilábicos, son capaces de reconocer una palabra incluso antes de que sea presentada completamente. Según muchos autores, ésta es una de las evidencias más convincentes sobre el efecto de la información de tipo arriba-abajo en la percepción del lenguaje.

Efectos arriba-abajo de alto nivel

Los procesos de alto nivel ejercen su acción desde representaciones superiores a la palabra y tienen lugar no sólo en el lenguaje oral, sino también en el escrito. Así, la palabra «pincel» se identifica más rápidamente si aparece en un texto sobre pintura, que si la leemos de forma aislada, o en un texto sobre, pongamos por caso, los juegos olímpicos. Por el mismo motivo, leemos mejor y más deprisa un texto con estructura y significado coherente, que un conjunto desordenado de palabras o sílabas.

En el texto 1 (recuadro 5.7) , la representación del significado que vamos construyendo al leer suministra información (de arriba-abajo) que nos permite anticipar sobre la marcha hipótesis acerca de las palabras que nos vamos a encontrar. La naturaleza del estímulo (un discurso/texto organizado, con significado coherente) permite que aprovechemos información de arriba-abajo y necesitemos, en consecuencia, menos información estimular de abajo-arriba. En cambio, en el texto 2, en el cual todo el procesamiento debe descansar de modo exclusivo en la información del estímulo (abajo-arriba) y éste debe ser analizado exhaustivamente. Cuando lo leemos, lo hacemos sin construir ningún significado.

fig5 22 Efecto del contexto en la percepción del lenguaje
Los primeros estudios pusieron de manifiesto la importancia del contexto en la percepción del lenguaje. Si de una narración grabada se cortan algunos fragmentos extrayendo palabras que se presentan de forma aislada y desordenada, sólo el 50% de las palabras aisladas se reconocen correctamente, mientras que en el contexto de la frase se identificaban prácticamente en su totalidad (Pollack y Pickett, 1963).

Referencias

  • Cuetos Vega, González Álvarez, Vega, and Vega, Manuel De. Psicología Del Lenguaje. 2ª Edición. ed. Madrid: Editorial Médica Panamericana, 2020.

Deja un comentario

5 × tres =

Ir al contenido