EL MODELO ESTRUCTURAL: ESTRUCTURAS Y PROCESOS DE MEMORIA

EL MODELO ESTRUCTURAL: ESTRUCTURAS Y PROCESOS DE MEMORIA

INTRODUCCIÓN

En psicología de la memoria, Bartlett destacó la importancia del significado durante la recuperación de la información contenida en la memoria. Dio mucha importancia a los errores de la recuperación de la información e intentó explicarlos por los esquemas culturales o representaciones mentales. El problema era cómo estudiarlo.

A la mitad del siglo XX se produjo la revolución del procesamiento de la información, se entendía al ser humano como individuo que podía manipular símbolos internamente y la forma cómo lo hace puede simularse en un ordenador. El nuevo paradigma cognitivo se impuso al paradigma conductual. Los seres humanos tienen una gran capacidad para poner en marcha formas controladas de procesamiento de la información, que hace que puedan alcanzar nuevas metas y objetivos, más allá de la supervivencia. Todo ello gracias a la memoria, ya que permite mantener presentes de forma actualizada diferente información mientras se produce la integración entre ellas.

La memoria es un mecanismo que sirve para procesar y almacenar la información, como un ordenador capaz de registrar, almacenar, retener y recuperar información. Se puede dividir en:

  • Memoria retrospectiva. La información de hechos que han ocurrido en el pasado podemos traerla a la memoria de forma voluntaria y consciente.
  • Memoria prospectiva. Consiste en recordar que tenemos que hacer ciertas acciones, sin necesidad de que nos lo recuerden. Podemos hacer prospecciones sobre acontecimientos que van a ocurrir o que tenemos que recordar realizar en el futuro.

La memoria desde la perspectiva del procesamiento de la información hace hincapié en la importancia de estudiar, de manera experimental las características de las diferentes estructuras de memoria y los procesos de memoria que se ponen en marcha para manipular la información contenida en las estructuras de memoria.

MODELO ESTRUCTURAL DE LA MEMORIA HUMANA

El modelo estructural de la memoria que más ha influido en la investigación posterior fue el modelo multialmacen propuesto por Atkinson y Shiffrin (1968). Estos almacenes son los registros sensoriales, el almacén de la memoria a corto plazo (MCP) y el almacén de la memoria a largo plazo (MLP).

El primer almacén de memoria está formado por los registros sensoriales. Una característica es que la información que llega tiene una capacidad limitada. Este almacén se comunica con el almacén de la memoria a corto plazo que tiene una capacidad limitada. El almacén de la memoria a corto plazo se comunica con el almacén de la memoria a largo plazo que es un almacén de memoria casi permanente cuyo contenido puede acompañar al individuo durante toda su vida.

El primer modelo estructural del procesamiento de la información fue propuesto por Broadbent (1958). La representación esquemática de este modelo explicaba cómo fluye la información en el sistema cognitivo:

  • La serie de flechas en paralelo representan la información recogida por las distintas modalidades sensoriales. Esta información llegaba en paralelo al almacén a corto plazo.
  • En el almacén a corto plazo existía un filtro selectivo (la atención) su misión es interceptar la información no deseada (no atendida) y dejar pasar la información que será procesada por el sistema cognitivo.
  • El almacén situado entre los sentidos y el filtro tiene la misión de retener durante un breve período de tiempo la información en bruto (no analizada) para que pudiese ser atendida y procesada posteriormente.
  • Broadbent situó el filtro atencional al principio del sistema de procesamiento de la información, y sólo la información atendida podía convertirse en información consciente y llegar a formar parte del sistema de MLP.

LAS MEMORIAS SENSORIALES

La información sensorial que llega a las diferentes modalidades permanece en los registros sensoriales durante menos de un segundo, y después decae y se pierde o continúa procesándose dentro del sistema cognitivo hasta pasar su contenido al siguiente almacén, la memoria a corto plazo.

Las memorias sensoriales están relacionadas con la percepción y tienen características diferentes en función de la modalidad sensorial. Las más estudiadas fueron la memoria icónica (visual) y la memoria ecoica (auditiva) que son dos almacenes a muy corto plazo en los que se registra información sensorial captada a través de estas modalidades, para su análisis posterior. Cada modalidad dispone de su propio almacén sensorial.
George Sperling (1960) para intentar aclarar a qué se debía la limitación del procesamiento de la información, uso un taquistoscopio, este aparato se utilizaba para presentar estímulos visuales (letras, números, figuras, caras, etc.) durante fracciones de segundo, con el fin de medir ciertos aspectos perceptivos. La duración de la información que llega a través de las distintas modalidades sensoriales permanece en este primer almacén durante menos de un segundo. Después la información decae o sigue procesándose dentro del sistema cognitivo. La capacidad de los seres humanos para procesar información es limitada como mostró la investigación de George Sperling.

LA MEMORIA ICÓNICA Y MEMORIA ECOICA.

Neisser (1967) denominó así a dos almacenes de corta duración en los que se registra información sensorial. En la memoria icónica, la información llega a través de la visión, mientras que, en la memoria ecoica, llega a través de la audición. Atkinson y Shiffrin en su modelo multialmacén, dejaron vacíos los huecos de otras memorias sensoriales. Los primeros estudios mostraron que la cantidad de información captada a partir de una breve exposición era de 4 o 5 elementos. Esta limitación podría deberse a dos causas: Una limitación de la atención o un fallo de la memoria.

El objetivo de Sperling, fue aclarar las causas de la limitación del procesamiento, detectado en el paradigma de informe parcial. El paradigma mostró que los participantes sólo eran capaces de informar correctamente de unos cuatro elementos, independientemente del número de elementos presentados y el tiempo de presentación (de 15 a 500 ms). La pregunta fue si la persona dispone de más información de la que realmente puede informar.

Sperling presentó taquistoscópicamente, durante 50 msg, tres filas de 4 letras, seguidas de un campo en blanco. Cuando pidió a los participantes que informaran de todas las letras que presentaba (informe total) Sperling encontró que eran capaces de informar correctamente de 4 ó 5 letras del total de letras presentado.

Con el procedimiento del informe parcial, quería averiguar si los participantes habían visto todas las letras presentadas (12 letras) pero las habían olvidado en el corto plazo de tiempo necesario para informar de las letras percibidas. En informe parcial los sujetos informan únicamente de las letras de una fila de las tres presentadas, no sabiendo de antemano qué fila era, para que no pudieran prepararse y que las letras debieran estar presentes en la memoria icónica para poder informar de la fila indicada. Después el experimentador indicaba mediante un sonido la fila de letras a informar. Un tono alto indicaba la fila superior, un tono medio la fila de en medio y un tono bajo la fila inferior.

Los resultados mostraron que con este paradigma los sujetos eran capaces de informar de tres de las cuatro letras de cada fila. Esto sugería que eran capaces de retener unas nueve letras de las doce (más que en informe total). Según Sperling, estos resultados eran la consecuencia del rápido decaimiento de la traza visual.

Sperling realizó varios experimentos sobre la memoria icónica. En otro experimento, manipuló el intervalo temporal entre la desaparición de las letras presentadas visualmente y la presentación de la señal auditiva que indicaba de qué línea se debía informar. Los resultados obtenidos cuando manipuló de manera sistemática la demora de la señal auditiva desde los -100 ms pre-estímulo a los 1000 ms post-estímulo se muestran que cuanto más se retrasa la presentación de la presentación de la señal auditiva, el número de letras correctamente informadas es menor. Cuando la señal auditiva precedió a la presentación visual (-100 ms) la media del número de letras disponible fue aproximadamente de unas 10, lo que supone algo más del 80% del total de las letras presentadas. Sin embargo, la ventaja de la señal auditiva desciende progresivamente hasta aproximadamente los 500 ms de demora entre la desaparición de la información visual y la presentación de la señal auditiva. Este resultado parece indicar que la persistencia de la traza visual disminuye mucho después de unos 500 ms. A partir de un segundo, la ventaja del informe parcial ha desaparecido. La brevedad de la traza visual se ha estudiado también en diferentes poblaciones desde niños a ancianos, y se conoce como registro sensorial visual, memoria sensorial visual, o memoria icónica.

Averbach y Coriell (1961) presentaron un conjunto de letras brevemente y después presentaron una señal visual en la posición que ocupaba una de las letras. La tarea era nombrar la letra que ocupaba la posición de la señal visual, sin saber de antemano cuál era el estímulo del que tenían que informar. Obtuvieron resultados parecidos a los de Sperling: Cuando la señal visual se presentaba inmediatamente, informaban correctamente, pero a medida que se demoraba la presentación de la señal, la actuación del sujeto empeoraba. Según el modelo de las estructuras y procesos implicados en el paradigma de informa parcial de Sperling, cuando un patrón luminoso llega al sistema de procesamiento de la información, ésta se almacena durante menos de 500 ms en el almacén de la memoria icónica.

La información contenida en el almacén icónico es de naturaleza precategorial. El almacén mantiene los datos en bruto. Los sujetos extraen información sobre el contenido de este almacén creando una imagen visual de los elementos de la presentación visual para después examinarlos uno a uno de forma serial. Estas imágenes, consistentes en patrones de luz, están situadas en el almacén de reconocimiento en el que se atribuye un nombre a cada uno de los estímulos. Según Sperling, estos estímulos se registran por su sonido. A través de un proceso de repetición, los sujetos intentan retener los estímulos presentados (es un proceso lento, son necesarios más de 100 ms para repetir cada elemento). Esta información pasa después al almacén de información auditiva (AIA) que constituye una estructura semejante al almacén de información visual (AIV). La razón más importante para llegar a esta conclusión la encontró Sperling en que el número de errores cometidos era mayor cuando las letras (presentadas e informadas) tenían el mismo sonido, o un sonido parecido (i.e., la V y la B), que cuando sus rasgos visuales eran semejantes (i.e., la C y la G). Resultados experimentales posteriores parecían indicar que el almacén icónico puede registrar otras características de los estímulos, como su forma o su color.

El proceso representado por una “T” significa que el individuo traduce los estímulos del almacén de reconocimiento en una serie de movimientos que conducen a su escritura. Según Sperling:
• Cuando se utiliza un informe total, la actuación es mala porque no tienen tiempo de explorar y reconocer los elementos antes de que se borren de la traza visual. Los elementos pueden ser mantenidos mediante la repetición, pero como es un proceso muy lento, sólo se pueden mantener unos cuantos.
• En situaciones de informe parcial, los observadores pueden utilizar la señal que indica la parte de la estimulación de la que deben informar (señal anticipada). Inspeccionan sólo los elementos que aparecen en esa localización espacial, por lo que la imagen visual (icón) persiste lo suficiente como para que puedan informar.

Características de la memoria icónica.

Se caracteriza por su gran capacidad, su corta duración y su naturaleza precategorial.
• La capacidad parece ser muy grande. La forma de calcular esta capacidad es siempre a partir de resultados del informe parcial. A partir del número de letras informadas correctamente se obtiene el porcentaje retenido del total presentado.
• Los resultados experimentales, indican que la persistencia del icón es aproximadamente de 1 segundo y después la información contenida en este almacén desaparecería.
El contenido es precategorial. El procesamiento de la información está totalmente basado en los datos físicos de los estímulos. Es un procesamiento abajo-arriba, no contaminado por el conocimiento del individuo. Las categorías contenidas en la MLP no influyen en este nivel de procesamiento. El contenido de la memoria icónica debería estar formado por patrones de luz, en lugar de por letras o números. Lo que significa que todavía no ha sido interpretado, sino que se encuentra en un estado bruto y sin elaborar.

Para inferir la naturaleza precategorial de la información icónica, Sperling se basó en los resultados de un experimento en el que presentó en cada ensayo estímulos consistentes en letras y números. Su conclusión fue que las señales basadas en categorías no son efectivas y no influyen en los resultados. Estos resultados no concuerdan con otros estudios posteriores ya que Merikle (1980) estudió la influencia de la información categórica en un diseño en el que los ensayos de técnica de informe total y parcial se presentaron entremezclados y no separados por bloques. Merikle encontró el efecto de la superioridad del parcial sobre el total. Los resultados indican que las señales son igualmente efectivas, (basadas en rasgos físicos como en información categorizada).

El Valor del icón.

El procedimiento del paradigma de informe parcial de Sperling ha servido para estudiar las principales características de la memoria icónica (de corta duración). Otros autores han propuesto que lo que se olvida a la hora de informar no es la información contenida en el estímulo, sino su localización espacial (Mewhort y Leppman, 1985). Algunos investigadores han cuestionado el valor de la memoria icónica fuera del laboratorio por su falta de valor ecológico, el principal argumento es que en la vida real no se presentan los estímulos y las escenas visuales de una forma tan breve. Otros investigadores (Coltheart, 1983) señalan que el icón se construye durante los primeros 15 ms de fijación ocular.

La memoria ecoica.

También registramos información auditiva después de que dicha información haya desaparecido. A este tipo de memoria de muy corta duración, Neisser (1967) le dio el nombre de memoria ecoica. Una diferencia entre la percepción visual y auditiva es que la auditiva se extiende en el tiempo (tiene carácter sucesivo en vez de simultáneo). Los diferentes sonidos de una palabra se pronuncian uno detrás de otro, siendo necesaria un tiempo para que puedan ser percibidos.

El primer trabajo de informe total y parcial en la modalidad auditiva fue el de Moray, Bates y Barnet (1965). Los participantes recibían 4 mensajes a través de unos auriculares, provenientes de 4 localizaciones espaciales distintas. En la condición informe parcial, cuatro luces que se encendían después de la presentación auditiva informaban cuál era el mensaje del que tenían que informar. En la condición informe total, tenían que informar de todos los mensajes recibidos. Los resultados mostraron que la ejecución en el parcial fue superior al total. Pero, no se manipuló el retraso de la señal visual.

En otro estudio posterior se manipuló el retraso de la señal en la condición parcial (la demora podía ser de 0, 1, 2 o 4 s) Los resultados del parcial fueron mejores que los del total. La ventaja del parcial disminuía con el retraso de la señal, hasta desaparecer al cabo de 4 s+- de demora. Estos resultados sugerían la existencia de un registro sensorial auditivo. La duración de la información en el almacén ecoico es más larga que la del icónico (de 2 s).

El efecto sufijo.

El efecto sufijo es un fenómeno totalmente auditivo que no incrementa la carga de memoria porque el participante sabe perfectamente que se trata de un elemento irrelevante al que no debe prestar atención. Sin embargo, el sufijo produce un efecto importante en la memoria. El sufijo actúa como una máscara que interfiere la presentación de los últimos elementos de la serie retenidos en la memoria ecoica, muestra la existencia de un almacén acústico precategorial que puede retener estimulación auditiva no analizada durante varios segundos después de finalizar la presentación.

Crowder y Morton (1969) propusieron una teoría muy sugerente para explicar el efecto sufijo, muestra la existencia de un almacén acústico precategorial, capaz de retener la estimulación auditiva, no analizada, durante varios segundos después de la finalización del estímulo. Varios estudios sobre el efecto sufijo han mostrado que la información contenida en la memoria ecoica persiste durante bastante tiempo llegando en algunos casos hasta los 20 segundos. Es de naturaleza precategorial, el parecido físico entre el sufijo y los elementos a recordar es importante, cuando el sufijo es un tono, el efecto sufijo desaparece. Junto a estos resultados existen contrarios a la explicación del almacén precategorial auditivo, se ha encontrado que cuando el sufijo no se pronuncia, sino que la persona lee dicho sufijo por el movimiento de los labios del experimentador, este efecto sigue produciendo el deterioro del recuerdo de los últimos elementos de la serie.

MEMORIA SENSORIAL TÁCTIL

El número de estudios realizados en esta modalidad ha sido reducido. Bliss, Crane, Mansfield y Townsed (1966) realizaron un experimento en el que utilizaron las tareas de informe total y parcial mediante sensaciones en los dedos. Cada dedo de las dos manos (excepto el pulgar), lo dividieron en 3 zonas (superior, media e inferior), obteniendo 24 zonas. Los participantes fueron entrenados a asociar una letra del alfabeto con cada una de las 24 regiones.

  • En la condición informe total tenían que informar de todas las zonas que habían sido estimuladas.
  • En la condición informe parcial tenían que informar de la zona superior, media o inferior que habían sido estimuladas en función de una señal visual.

Los resultados mostraron una pequeña pero significativa ventaja de la condición parcial. Esta ventaja desaparecía cuando la señal visual se retrasaba más de 800 ms después de terminar la estimulación sensorial. En este estudio se incluyeron además de participantes con visión normal, dos participantes ciegos, uno congénito (de nacimiento) y otro tardío (desde los 14 años). Los resultados de estos dos participantes en la tarea de informe total y parcial son interesantes, ya que mientras el ciego tardío las realizó igual que el grupo de videntes, el ciego congénito actuó mucho mejor. Estos resultados parecen indicar que la memoria sensorial táctil puede mejorar cuando se entrena a través de la utilización continuada del tacto como modo de relacionarse con el mundo (Hill y Bliss, 1968). Sin embargo, los datos procedían de un único participante.

MEMORIA A CORTO PLAZO

En el modelo estructural, la memoria a corto plazo (MCP) es un almacén en el que se conserva una pequeña cantidad de información durante un espacio de tiempo muy breve. Su capacidad suele estar entre los 5 y 9 (media de 7) elementos independientes. La duración de la información es también limitada. Varía con la modalidad, pero suele ser de 10 a 20 segundos.

La MCP se ha distinguido de la memoria de trabajo en que esta última no actúa sólo como almacén, sino que además realiza procesamientos complejos de la información. La MCP realiza funciones de control sobre el material que le llega, como la repetición y codificación del material almacenado, la decisión sobre si dicha información se va a transferir a la MLP y elegir las estrategias de control a utilizar.

La prueba de amplitud de dígitos se utiliza para evaluar la amplitud de la MCP y consiste en mantener una pequeña cantidad de material (dígitos) durante un breve periodo de tiempo. La amplitud de la memoria aumenta de la niñez hasta la adolescencia. Se ha comprobado que la amplitud de memoria y la edad mental del niño que evoluciona normalmente aumentan en paralelo con su edad cronológica.

Agrupamiento (en inglés Chunking). Consiste en agrupar los elementos simples que se desean retener en la MCP en unidades con significado formadas por varios de estos elementos independientes. Utilizando esta técnica se puede aumentar la capacidad de la MCP por encima de la capacidad para almacenar elementos simples no relacionados entre sí. En una tarea de recuerdo libre, el experimentador presenta los estímulos en un orden, pero el participante puede repetirlos en el orden que desee. En la curva de posición serial se puede apreciar:

  • El efecto de primacía. Parece ser el resultado de que se presta más atención y se repiten más los elementos presentados al principio de la lista porque cuando se presenta un elemento, intentamos repetirlo hasta que se presenta el segundo (también intentamos retenerlo, pero a la vez repetimos los elementos anteriores). Por la mayor repetición, los primeros elementos se han transferido a la MLP.
  • El efecto de recencia. Los últimos elementos de la serie todavía están contenidos en la MCP, por lo que presentarán una elevada probabilidad de ser recordados.
  • Los elementos en posiciones centrales son los que peor se recuerdan de toda la lista (se pierden). Debido a su menor probabilidad de repetición, habrán sido desplazados de la MCP por los elementos que siguieron en la lista, y por tanto no serán transferidos a la MLP.

Waugh y Norman (1965) indicaron que en tareas de recuerdo libre se manifiesta la existencia de dos almacenes diferentes de memoria y propusieron el primer modelo dual de memoria:

  • La información que llega al sistema a través de los sentidos entra en la memoria primaria (inmediata o MCP). Este almacén tiene una capacidad limitada, pero es fácil recuperar los elementos contenidos en él. Mientras están en esta memoria los elementos pueden repetirse.
  • Esta repetición sirve para transferirlos a la memoria secundaria (MLP) y entrar a formar parte de la memoria.
  • La información que no se repiten se olvida.

Una vez mostrada la existencia de dos componentes en tareas de recuerdo libre, los psicólogos cognitivo s estudiaron las condiciones que influían en el efecto de recencia sin influir en el efecto primacía. La existencia de disociaciones entre estos dos componentes de la memoria se interpretó como una muestra de que se trata de dos tipos de memoria diferentes.

El modelo estructural de Atkinson y Shiffrin (1968) explicaba la organización de la memoria humana de un modo similar a como está organizada la memoria en un ordenador (dos tipos de memoria): una memoria de gran capacidad en la que se accede con lentitud y otra memoria más transitoria de capacidad limitada y rápido acceso.

Capacidad de la memoria a corto plazo.

Las diferencias en términos de capacidad también se han interpretado como una prueba de la existencia de diferentes sistemas de memoria. Sin embargo, cuando se probó la memoria en ensayos sucesivos, con palabras que pertenecían a la misma categoría, la capacidad de la MCP disminuía al aumentar el número de ensayos, pero si se cambiaba la categoría de las palabras, el recuerdo mejoraba.

Wickens, Born y Allen (1963) utilizaron la tarea de Brown-Peterson con uno grupo experimental y otro de control. La tarea consistió en recordar trigramas de letras. Después de la lectura de los trigramas, realizaban una tarea distractora. A la presentación de una señal, tenían que recordar el trigrama. El grupo experimental realizó los tres primeros ensayos con dígitos y al cuarto con letras. El grupo control realizó los cuatro ensayos con letras. Se produjo el efecto de la categoría: la actuación de ambos grupos fue similar en los tres primeros ensayos. Pero, en el cuarto, el grupo control empeoró y el grupo experimental experimentó una mejoría.

Wickens (1972) realizó otros estudios y en todos ellos observó que la introducción de una nueva categoría producía una mejora sistemática del recuerdo. El efecto de liberación de la interferencia proactiva se aprecia en el cuarto ensayo; el mejor recuerdo es mayor cuanto más diferente es la categoría.

Estos resultados sugieren que los participantes realizaron algún tipo de organización semántica y procesaron el significado de las palabras. La actuación es peor en el grupo control porque al ir aumentando el número de elementos de la misma categoría, se va creando interferencia proactiva sobre los elementos que se presentan a continuación. Pero cuando el material a recordar pertenece a una categoría diferente, el material antiguo ya no interfiere con el material nuevo y la actuación mejora. Este hecho sugiere que la información contenida en la MLP produce interferencia sobre la MCP.

Aparecieron una serie de resultados que sugerían que la codificación de la información en la MCP era fonológica y que la codificación en la MLP era semántica. Estudios posteriores pusieron de manifiesto que esto no se mantenía. En la actualidad se acepta la existencia de una variedad de códigos. La misma variedad de modos de codificación puede darse en la MCP y en la MLP, por lo que es injustificado que se trate de dos sistemas diferentes de memoria.

Los primeros estudios, sobre el modo de codificación de la información en la MCP sugerían que transformaba la información sensorial en lenguaje hablado. Sperling había notado que las confusiones de los sujetos al recordar las letras eran de tipo fonológico y no visual. Para resolverlo Conrad (1964) realizó un estudio que constaba de dos fases. En la primera, comprobó las confusiones de letras cometidas por los sujetos, tanto visual como acústicamente. Para estudiar las confusiones las visuales, presentó las letras una detrás de otra durante un tiempo breve para que se produjeran confusiones. Los participantes tuvieron que clasificar las letras. Los participantes confundieron las letras con rasgos visuales similares (K-X, O-Q). En la condición auditiva presentó las letras leídas sobre un fondo de ruido para ver qué errores cometían. Los errores fueron de tipo acústico, confundiendo las letras que tenían un sonido semejante (C- Z, o F-S). En la segunda fase, los participantes realizaron la tarea de Brown-Peterson con los trigramas de consonantes para estudiar los errores que cometían los participantes cuando recordaban los trigramas después de realizar la tarea distractora. Los sujetos, introdujeron letras que habían sido confundidas con la forma acústica, no con la visual de la letra. Según Conrad, aunque las letras se presentaron visualmente, los sujetos recordaban su forma auditiva, no visual. De acuerdo con esto, la MCP se consideró como un mecanismo independiente, cuya misión consistía en la codificación verbal (acústica) de la información recibida desde los almacenes sensoriales.

Unanimidad o diversidad de código.

Conrad (1972) realizó un estudio con sordos congénitos utilizando la tarea de Brown-Peterson y encontró que las confusiones producidas eran de tipo visual. Estos resultados apuntan a que, en la MCP, además de la codificación verbal, también es posible la codificación visual. Otros estudios mostraron la existencia de codificación semántica en la MCP. Se deduce que el modo de codificación acústica, visual o semántica no diferencia la MCP y la MLP. La información contenida en ambos tipos de memoria puede adoptar diversos códigos.

Duración de la información en la MCP.

Mientras que la duración la MLP es indefinida, en la MCP es sólo de unos segundos. Esta diferencia ha favorecido la idea de dos sistemas de memoria independientes.

Distracción y olvido.

La distracción produce olvido.

El paradigma de Brown-Peterson.

Objetivo: Estudiar el olvido de un pequeño número de elementos bajo condiciones de distracción.
Procedimiento: El experimentador sentaba a cada participante delante de una caja negra que tenía una luz verde y leía en voz alta un trigrama de letras de tres consonantes, seguido de un número formado por tres dígitos. El participante tenía que contar hacia atrás de tres en tres a partir del número indicado hasta que se encendía la luz que indicaba que debía recordar el trigrama de letras. Todos los participantes realizaban 48 ensayos experimentales. La VI era el número de segundos que duraba la tarea distractora (3, 6, 9, 12, 15 y 18).
Resultado: El porcentaje de recuerdo correcto disminuyó con el aumento del tiempo dedicado a realizar la tarea distractora. Después de 18 segundos, el olvido fue casi total.
Interpretación resultados: Teoría del decaimiento gradual de la huella. Se interpretaron a partir de la teoría del decaimiento gradual de la huella; durante el aprendizaje del material se forma una huella en la memoria que se borra con el paso del tiempo. Se puede evitar mediante la repetición del material. La función de la tarea distractora es evitar la repetición del material.

Los resultados de los Peterson sugerían la existencia de dos tipos de memorias:
• Memoria transitoria. El olvido se producía por el simple decaimiento de la huella o traza de memoria que se borraba con el paso del tiempo.
• Memoria permanente. El olvido se producía por la interferencia producida por el material a retener.

Un problema de esta interpretación es que el olvido es más rápido cuando los distractores son más similares a los estímulos a recordar. Además, se ha observado que tareas difíciles producen un olvido más rápido que en sencillas.

El problema de la duración del olvido.

A partir de los resultados obtenidos con la tarea de Brown-Peterson, se encontró que el olvido se producía a lo largo de 18 segundos después de la presentación del material. Sin embargo, el olvido es más rápido de lo que se suponía en un principio ya que los participantes saben que es una tarea de memoria, y es probable que repitan de manera encubierta los trigramas.

Muter (1980) diseñó un experimento para evitar la repetición encubierta. Hizo creer a los participantes que no debían recordar los trigramas de letras. En el 98% de los ensayos experimentales, los participantes tenían que contar hacia atrás a partir del número indicado. En el 2% restante (se pidió que recordaran el trigrama presentado) el recuerdo fue del 10% después de 2 segundos. El olvido del trigrama es casi total entre 2 y 4 segundos de tarea distractora.

Influencia de la interferencia proactiva.

Hasta la propuesta de Brown y Peterson del decaimiento de la huella, el olvido se explicaba por la interferencia. La interferencia retroactiva se produce cuando nuevos aprendizajes inhiben o interfieren aprendizajes realizados previamente. La interferencia proactiva se produce cuando los aprendizajes nuevos son inhibidos por aprendizajes previos.

Brown y los Peterson utilizaron tareas distractoras que hacían improbable la interferencia retroactiva porque los estímulos provenían de categorías muy diferentes. Pero había que comprobar si se producía interferencia proactiva, si el material antiguo influía negativamente, inhibiendo el recuerdo del material que se presentaba más tarde.
Keppel y Underwood (1962) realizaron un experimento en el que mostraron que la interferencia proactiva era la causante del olvido en la tarea de Brown-Peterson. Los resultados mostraron que la actuación en la tarea de recuerdo disminuyó en función del número de ensayos, lo que era una muestra de interferencia proactiva.

La teoría del decaimiento de la huella no puede explicar que no se produzca olvido durante el primer ensayo, y sí ocurra durante ensayos posteriores, pero si puede explicarse por la teoría de la interferencia proactiva. Otros resultados parecen indicar que la semejanza entre los elementos a recordar influye en el recuerdo. El estudio de Wickens y cols. (1963) sobre la liberación de la interferencia proactiva, mostró que los participantes codificaban el material basándose en su significado y al cambiar de categoría dejó de producirse interferencia. Estos resultados no solo se han visto con letras y números, sino que también con estímulos más próximos a la vida cotidiana.

La dificultad de la discriminabilidad temporal.

Según la teoría de la discriminabilidad temporal (Baddeley, 1990; Bennett, 1975; Greene, 1992), la dificultad que presenta la tarea de Brown-Peterson se debe a tener que discriminar entre los elementos de la última lista y los que corresponden a otras presentadas en ensayos anteriores de la misma tarea. Esta hipótesis puede explicar los resultados obtenidos en el campo de la MCP verbal. Cuando el intervalo distractor se hace más largo, la lista que hay que recordar se hace también más vieja porque pasa más tiempo y resulta más difícil de recordar.

Recuperación de la información a partir de la MCP.

El trabajo de Sternberg (1969 a y b, 1975), sugería que la recuperación de la información de la MCP era diferente de la recuperación en la MLP. Aplicó el modelo de los factores aditivos a los tiempos de reacción obtenidos en experimentos de memoria. La tarea consiste en pedir al observador que retenga en su memoria un número de dígitos que varía de 1 a 6 (conjunto positivo). Después, se presenta un dígito y el participante tiene que responder si forma parte o no del conjunto positivo.

Resultados:
• Los tiempos de búsqueda aumentan (unos 38 ms) con el aumento de elementos del conjunto positivo.
• Los tiempos de reacción son una función lineal del tamaño del conjunto positivo.
• El tiempo correspondiente a las respuestas positivas y negativas es semejante. Sternberg concluyó que el participante realizaba una búsqueda exhaustiva en su memoria, comprobaba todos los elementos del conjunto positivo, para ambas respuestas.

En diferentes estudios, Sternberg manipuló factores como la cualidad de los estímulos visuales, el tamaño de la lista memorizada y las probabilidades de respuestas alternativas, y comprobó que todas presentaban efectos positivos sobre los tiempos de reacción, por lo que sugirió la existencia de cuatro estadios hipotéticos de procesamiento: codificación del estímulo, recuperación a partir de la memoria, decisión y selección de respuesta.
Se han criticado los supuestos de aditividad, la independencia de los tiempos de búsqueda y el carácter secuencial de las etapas de procesamiento. Algunos investigadores han criticado que sea un procesamiento serial y han propuesto un procesamiento paralelo.

Procesamiento serial: procesamiento sucesivo de varios estímulos.
Procesamiento paralelo: procesamiento simultáneo de varios estímulos.
En ambos, el tiempo necesario para procesar un elemento puede variar al azar de ensayo a ensayo (es aleatorio).

Los estudios de Sternberg apoyan la idea de que la recuperación de la MCP es serial, mientras que la recuperación de la MLP es en paralelo. Esta diferencia apoya la idea de la existencia de dos almacenes de memoria diferentes. Sin embargo, los modelos de recuperación en paralelo, de capacidad limitada, pueden explicar también los resultados de Sternberg.

MEMORIA A LARGO PLAZO

Registramos en la MLP hechos significativos y los mantenemos de un modo permanente o casi permanente. Contiene información sobre nuestras experiencias personales (memoria episódica) y sobre datos, hechos y sucesos distintos de nuestra experiencia (memoria semántica).

Hoy se acepta que la MLP puede dividirse en una serie estructuras diferentes:
Memoria declarativa. Sus contenidos pueden ser traídos voluntariamente a la consciencia (ser declarados) mediante proposiciones o imágenes. Es una memoria de hechos.
Memoria procedimental. No está sujeta al concepto de capacidad, repetición y distracción, ni exige la integridad de la zona temporal medial del cerebro. Es una memoria de habilidades (saber hacer las cosas).

NIVELES DE PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN

Craik y Lockhart (1972) señalan lo más importante para saber si una información se va a retener o no en la memoria, depende de la profundidad con la que la información ha sido codificada. Una lista de palabras será retenida en la memoria si las palabras se codifican semánticamente. La retención en la memoria será peor si se codifican por sus características físicas o perceptivas.

Craik y Lockhart no estaban satisfechos con la explicación del modelo estructural. Criticaron los almacenes de memoria y propusieron la idea de centrarse en el estudio de los aspectos activos del sistema de procesamiento.

Sin negar la existencia de un tipo de memoria primaria, estudiaron como influía el tipo de procesamiento al que se sometía la información en el aprendizaje y retención. Descubrieron que cuanto más profundamente se procesa la información durante la fase de codificación, más duradera es su traza en la MLP y menor el olvido.

Profundidad de procedimiento de la información (a partir de Craik y Tulving, 1975)

  • Procedimiento. Los estímulos fueron palabras. Plantearon tres tipos de preguntas que les obligarían a codificar la información a tres niveles (desde el más superficial al más profundo). Los niveles fueron:
    • Estructural. ¿Aparece la palabra escrita con letras mayúsculas?
    • Fonémica. ¿Rima la palabra PATRÓN con ARPÓN?
    • Semánticamente. ¿Se encontraron Marisa y Jaime en la calle? Las VD fueron el tiempo de respuesta y la proporción de palabras reconocidas correctamente y la VI los niveles de procesamiento.
  • Resultados. La latencia fue más larga cuando la información se procesó a nivel semántico, seguida de la codificación fonémica, mientras que fue menor en la codificación estructural. La proporción de palabras reconocidas fue mayor para las palabras codificadas semánticamente, menor para las codificadas estructuralmente e intermedia en la condición fonética.

Otros investigadores han replicado estos resultados manipulando la variable nivel de procesamiento de palabras durante la fase de codificación a dos niveles (léxico y semántico) pero midieron la memoria con una tarea de compleción de fragmentos de palabras.

Efectos de los niveles de procesamiento en la compleción de fragmentos de palabras

Participantes. Dos grupos, un grupo de adultos jóvenes y otro de mayores con elevado nivel educativo y profesionalmente activos. Se evaluó la memoria con la prueba de recuerdo señalado (completar raíces de palabras). La tarea constó de dos fases.
Fase de estudio. Se presentaron de unas series de palabras, la mitad codificadas superficialmente (léxicamente “contar sílabas de la palabra”) y la otra mitad codificadas profundamente (semánticamente “juzgar si el significado de la palabra es agradable, neutro o desagradable). El orden de codificación se contrabalanceó: la mitad empezaron por el bloque léxico y la otra mitad por el bloque semántico.
Fase de prueba de memoria. Se presentan una serie de trigramas de letras y se pidió que completaran cada palabra con una de las presentadas en la fase de estudio.
Resultados. Ambos grupos completaron más palabras fragmentadas con palabras codificadas semánticamente durante la fase de estudio que con palabras codificadas léxicamente. Los mayores fueron más rápidos que los jóvenes y el tipo de codificación no resultó significativo, ni tampoco la interacción entre el grupo y el tipo de codificación.

Críticas al modelo de los niveles de procesamiento.

Se ha criticado al modelo por ser demasiado vago ya que lo que propone es que la información significativa se recuerda mejor. El problema según Tulving (1997) se centra en los procesos de codificación, pero no es los procesos de recuperación de la información. Tulving compara el principio de la “especificidad de la codificación” con el de los niveles de procesamiento.

RELACIONES ENTRE MEMORIA Y OTROS PROCESOS PSICOLÓGICOS

La memoria no es un proceso aislado, en el aprendizaje y la memoria influyen otros procesos psicológicos como la atención, la motivación y la emoción.

Influencia de la atención en el control de la memoria.

La atención selectiva desempeña un papel primordial para la codificación de la información en la MLP y para su recuperación voluntaria y consciente posterior. La atención es necesaria para que puedan formarse trazas de memoria duradera en la MLP.

Memoria y emoción.

Lo que hace que ciertos eventos se recuerden más fácilmente son las emociones que producen, no el significado personal del evento en cuestión. Relaciones entre memoria y emoción son:
• Los eventos con carga emocional se recuerdan mejor que los que no la tienen.
• Las emociones positivas o agradables se recuerdan mejor que las negativas o desagradables.
• Los recuerdos positivos contienen más detalles contextuales y estos ayudan a que se recuerden mejor.
• Las emociones fuertes pueden deteriorar la memoria de eventos menos emocionales y la información presentada al mismo tiempo que se experimentan estas emociones.
• Cuando el estado de ánimo en el que estamos aprendiendo la información es el mismo que cuando lo estamos recuperando (existe congruencia), la memoria es mejor que cuando es diferente (no hay congruencia).
• Cuanto más fuerte sean las emociones, mayor será su efecto sobre la memoria.
• Las emociones pueden evocarse o minimizarse mostrando o suprimiendo la expresión de la emoción.

La región del cerebro que está más implicada en la memoria emocional es la amígdala. De ella depende la apreciación del significado emocional de los eventos. También está relacionada con la percepción. También están implicadas otras regiones del cerebro, en especial la corteza prefrontal. La emoción actúa sobre la memoria durante la codificación de la información, la consolidación de dicha información en la huella de memoria y su recuperación posterior.

Memoria y motivación.

La motivación proporciona al organismo la energía necesaria para realizar la acción, pero también dirige el comportamiento y la actuación del individuo hacia la consecución de ciertas metas. Cuanto más elevado sea el objetivo propuesto, más elevada será la actuación. Los objetivos deben ser específicos, importantes, medibles o cuantificables y deben conseguirse dentro de un marco temporal concreto y no ser utópicos.
Además de marcarse unos objetivos concretos que se desean conseguir, es necesario hacerse un plan detallado de cómo se van a lograr. Las personas capaces de marcarse unos objetivos que, aunque con esfuerzo, puedan llegar a conseguir, lograrán altos niveles de aprendizaje.

RESUMEN

• El modelo estructural de la memoria humana (o modelo multialmacén) propone la existencia de tres almacenes de memoria, cada uno con propiedades diferentes: los almacenes sensoriales, la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo.
• Los almacenes sensoriales tienen gran capacidad y retienen las características físicas de los estímulos durante un tiempo muy breve. Sólo los estímulos atendidos pasan al siguiente almacén.
• Neisser (1967) denominó memoria icónica y memoria ecoica a los almacenes de memoria en los que se registran brevemente las trazas visuales y auditivas de los estímulos ambientales.
• Desde hace mucho tiempo se sabía que el número de elementos independientes que el individuo podía captar en una breve exposición visual era limitado. Esta limitación de procesamiento podía deberse o bien a una limitación de la percepción o a una limitación de la memoria.
• George Sperling (1960) inventó el «paradigma del informe parcial» en el que los participantes en lugar de tener que informar de todos los estímulos presentados taquistoscópicamente durante un brevísimo periodo de tiempo, debían informar en cada ensayo únicamente de las letras de una de las tres filas de la matriz.
• Los resultados obtenidos con el paradigma del informe parcial mostraron que las personas podían informar correctamente de tres de las cuatro letras presentadas en cada fila, pero a medida que pasaba el tiempo entre la presentación y la señal auditiva que indicaba la fila de la que se debía informar, el número de letras correctamente informadas disminuía.
• Los resultados de Sperling demostraban la brevedad de la permanencia de la traza visual. A este fenómeno se denomina registro sensorial visual o memoria icónica. Otros investigadores obtuvieron resultados muy similares a los de Sperling utilizando una señal visual en lugar de auditiva para indicar la posición que ocupaba la letra de la que había que informar.
• Según el modelo de Sperling, la memoria sensorial visual almacena durante unos 500 ms toda la información que llega al sistema de procesamiento de la información de una manera precategorial, manteniendo los datos en bruto. En condiciones de informe total (cuando hay que informar de todas las letras presentadas), la actuación es mala porque no hay tiempo para explorar y reconocer todos los estímulos antes de que se borren de la traza visual. La señal proporcionada en el paradigma de informe parcial se utiliza para explorar únicamente los elementos que ocupan ese lugar espacial. Como son sólo unos cuantos, la información visual persiste el tiempo suficiente como para que el participante en el estudio pueda informar de casi todos ellos.
• La evidencia existente sobre la capacidad del almacén icónico es indirecta porque se infiere a partir de los resultados obtenidos utilizando el paradigma del informe parcial. La persistencia temporal del icón es menor de 1 segundo. Pasado ese tiempo, la información desaparece del almacén icónico.
• El almacén icónico según Sperling es de naturaleza precategorial. Sin embargo, estudios posteriores sugirieron la posibilidad de que los individuos utilizaran información sobre las categorías a las que pertenecen los estímulos para su recuperación durante el informe parcial.
• La memoria ecoica es el registro temporal de la información auditiva. Los resultados del informe parcial en esta modalidad fueron también mejores que los del informe total. La ventaja del informe parcial disminuía a medida que se retrasaba la señal de recuperación, llegando a desaparecer totalmente después de 4 segundos de demora.
• Los resultados experimentales mostraron que cuando se añade un elemento irrelevante al final de una lista de palabras presentadas auditivamente, se produce inhibición en el recuerdo de los últimos elementos. Este efecto se conoce como efecto sufijo.
• La existencia del efecto sufijo sugiere que hay un almacén acústico precategorial. Los estímulos auditivos permanecen en ese almacén durante varios segundos después de finalizar la presentación estimular como representaciones no analizadas.
• Cuando se extendió este tipo de estudios al tacto, se encontró también una ventaja pequeña pero significativa del informe parcial sobre el informe total.
• La función de los almacenes sensoriales es prolongar la duración de los estímulos durante un tiempo breve para que puedan ser procesados. La existencia de almacenes sensoriales permite, aunque sea de forma muy breve, tener disponibles los estímulos para permitir que puedan ser procesados de forma más completa.
• El almacén de memoria a corto plazo (MCP) es de capacidad limitada y tiene una duración que no suele superar los 20 segundos. Si durante este tiempo no se transfiere la información a la memoria a largo plazo (MLP), su contenido se pierde.
• La capacidad de la MCP está entre 5 y 9 elementos diferentes, pero si los estímulos se recodifican en grupos significativos se pueden recordar hasta 5 de estos grupos, ampliándose mucho su capacidad.
• Aunque los estudios de los años sesenta apoyaban la existencia de dos almacenes de memoria (MCP y MLP) con características diferentes, aparecieron resultados experimentales que cuestionaban la existencia de dos tipos de memoria diferentes.
• Cuando se presentan una serie de estímulos que supera la capacidad de la MCP y se utiliza una tarea de recuerdo libre (se puede informar de los elementos de la lista en el orden que se desee) se observa un efecto de primacía por el que los primeros elementos de la lista se recuerdan bien, y un efecto de recencia, por el que los últimos elementos de la lista se recuerdan todavía mejor. Sin embargo, los elementos intermedios de la lista apenas se recuerdan.
• El efecto de primacía se produce porque los primeros elementos de la lista se han podido repetir y han pasado a la MLP mientras que el efecto de recencia se debe a que los últimos elementos de la lista todavía se encuentran presentes en la MCP.
• A medida que el número de ensayos con palabras de la misma categoría aumenta, la capacidad de la memoria disminuye, pero si se cambia de categoría, la actuación mejora. Este fenómeno se conoce como liberación de la interferencia proactiva. El contenido de la MLP influye sobre la capacidad de la MCP, lo que cuestiona que sean almacenes de memoria independientes.
• En cada ensayo del paradigma de Brown-Peterson el experimentador leía un trigrama de letras y un número de tres cifras a partir del cual el participante tenía que realizar una tarea distractora consistente en contar de tres en tres hacia atrás. La duración de la tarea distractora iba desde los 3 a los 18 segundos. Después de 18 segundos realizando una tarea distractora, el olvido era casi total. Estos resultados se explicaron por el decaimiento de la huella de memoria con el paso del tiempo, mientras el olvido en la MLP se atribuía a la interferencia producida por otros materiales contenidos en la memoria.
• Cuando se controla la repetición encubierta del material a retener en la memoria, el olvido se produce antes de los 18 segundos encontrados con el paradigma de Brown-Peterson.
• Como los estímulos a recordar y los distractores utilizados en la tarea de Brown-Peterson eran muy diferentes, suponían sus autores que el nuevo aprendizaje no influía en el anterior (interferencia retroactiva).
• Sin embargo, Keppef y Underwood (1962) demostraron la existencia de interferencia proactiva. El recuerdo disminuye con el aumento del número de ensayos. La teoría del decaimiento de la huella de memoria no podía explicar este resultado ya que la pérdida o decaimiento de la señal debería ser similar en todos los sucesivos ensayos.
• Saul Sternberg (1966) propuso que el tiempo necesario para decir si un dígito pertenece al «conjunto de memoria» depende de forma lineal y creciente del número de elemento del conjunto. Por eso se interpretó que la recuperación en la MCP es serial mientras que en la MLP se realiza en paralelo, lo que hacía pensar en la existencia de dos almacenes de memoria diferentes. Después se comprobó que los resultados de Sternberg pueden explicarse por modelos de capacidad limitada y recuperación en paralelo.
• En aquella época se pensaba también que la codificación en la MCP era fonológica mientras que en la MLP era de naturaleza semántica. La distinción en la codificación tampoco se mantuvo porque los resultados sugieren que pueden en la MCP pueden existir varios códigos.
• Otros estudios neuropsicológicos realizados con enfermos amnésicos encontraron que estos pacientes mostraban un efecto de recencia normal pero no tenían efecto de primacía. La amnesia no produce deterioro de la MCP, pero sí de la MLP. Otros enfermos amnésicos muestran el patrón contrario (deterioro de la MCP y buena MLP). Esta doble disociación entre tareas de MCP y de MLP es un argumento fuerte a favor de la existencia de dos sistemas de memoria independientes.
• El modelo estructural fue muy popular en los años setenta. Sin embargo, surgieron problemas y algunos científicos mantuvieron la existencia de un único almacén de manera que los contenidos que llegaban a él podían procesarse a distintos niveles de profundidad.
• Según la hipótesis de los niveles de procesamiento (Craik y Lockhart, 1972), la forma como se manipula la información hace que los contenidos de la memoria sean más o menos duraderos. La codificación profunda de un estímulo (por su significado) produce una retención mejor y más duradera que su f codificación superficial (por sus características físicas o fonológicas).
• Se ha criticado al modelo de los niveles de procesamiento por ser demasiado vago y de carácter circular. Se dice que se recuerda mejor porque se ha codificado su significado y porque se ha codificado su significado se recuerda mejor. No hay forma de poder obtener una medida independiente de la variable profundidad de procesamiento, a no ser que produce mejor recuerdo.
• La memoria no es un proceso aislado del resto de los procesos psicológicos, sino que está influida por otros procesos como la atención, la motivación y la emoción.
• Para retener información en la memoria es necesario atender de manera selectiva a la información que queremos retener para después poder recordarla y reconocerla.
• El individuo debe ser capaz de mantener la atención en la tarea durante un cierto tiempo, sobre todo si la tarea es compleja y requiere concentración y esfuerzo.
• La atención voluntaria depende de la red neural anterior formada por regiones cerebrales interconectadas, centradas en el giro cingulado anterior de la corteza prefrontal, lóbulo frontal anterior izquierdo y los ganglios basales. Esta red de la atención voluntaria y el control ejecutivo madura lentamente en el niño y es importante para el desarrollo del lenguaje.
• Existe una extensa literatura sobre las relaciones entre la memoria y la emoción. Los contenidos de nuestra memoria son tratados de forma diferente si están asociados con emociones positivas placenteras que si lo están con emociones negativas. Es como si las emociones agradables se mantuvieran más tiempo en el cerebro que las emociones negativas.
• La amígdala es la región del cerebro más implicada en el procesamiento emocional. De ella depende la apreciación del significado emocional de los eventos. La corteza prefrontal también está implicada en el procesamiento de la emoción. La emoción actúa sobre la memoria durante la codificación de la información, su consolidación en la huella de memoria y su recuperación posterior.
• La motivación proporciona energía para desarrollar la acción y dirige el comportamiento del individuo influyen en su conducta. Para poder conseguirlos deben poderse medir, ser específicos, importantes, realistas y establecer en un marco temporal preciso.

GLOSARIO

  • Almacenes sensoriales. En el modelo de memoria estructural, lugar donde se almacena durante un brevísimo periodo temporal (por lo general menos de un segundo) la información de naturaleza perceptiva precategorial que llega al sistema cognitivo a través de las distintas modalidades sensoriales. Después de ese tiempo, la información decae o continúa procesándose para pasar a otros almacenes del sistema de procesamiento de la información.
  • Amígdala. Pequeña estructura nerviosa del tamaño de una almendra, situada debajo de cada lóbulo temporal, directamente implicada en la emoción, las fobias o la ansiedad.
  • Atención selectiva. Capacidad para atender a un estímulo o la realización de una tarea sin mostrar interferencia de otros estímulos o tareas presentadas simultáneamente.
  • Computación. Cálculo. En un sistema de procesamiento de la información específica la forma en la que la información de entrada se corresponde con la información de salida del sistema.
  • Corteza prefrontal. Es la parte anterior de los lóbulos frontales del cerebro. De esta parte del cerebro depende la planificación de acciones complejas y la toma de decisiones. De ella depende la función ejecutiva o capacidad par a diferenciar entre pensamiento s conflictivos, determinar lo bueno y lo malo, consecución de objetivos, predicción de resultados de nuestras acciones y el control social de acciones que si no se controlaran y suprimieran podrían dar lugar a resultados socialmente inaceptables.
  • Déficit de atención con hiperactividad. Es uno de los trastornos psicólogos más frecuentes en los niños. Los niños que desarrollan este trastorno tienen problemas en diferentes ambientes como el hogar, la escuela y en las relaciones con sus iguales. Si este trastorno no se trata puede dar lugar a efectos adversos que pueden extenderse a la adolescencia y a la edad adulta. Los síntomas de esta enfermedad son la impulsividad (actuar deprisa y sin pensar), hiperactividad (la persona n o puede estarse quieta, corre, trepa cuando otros están sentados y habla cuando sus iguales o los mayores están hablando), falta de atención (parece estar en otro mundo y se deja distraer por todo lo que ocurre a su alrededor). El trastorno puede tratarse con terapia de conducta y medicamentos.
  • Efecto sufijo. El efecto del estímulo sufijo consiste en e l deterioro del recuerdo de los últimos elementos de una lista presentada auditivamente como resultado de haber colocado una palabra irrelevante al final de la misma.
  • Emoción. En el uso moderno y científico del término, la emoción posee múltiples referentes tales como: experiencias subjetivas capaces de ser expresadas verbalmente, cambios fisiológicos internos concomitantes y conducta motora observable (gestos faciales expresivos, motores y posturales). Los procesos emocionales son complejos y no existe un marco teórico que recoja todos estos aspectos de una manera integrada sin caer en contradicciones.
  • Esquemas. Son unidades complejas de conocimiento que codifican las propiedades de los elementos típicos de las categorías. Los esquemas son instrumentos de reconocimiento que se utilizan para evaluar cómo se ajustan a los datos que se están procesando. Sirven para interpretar narraciones cuando algunos de sus elementos están implícitos en el texto.
  • Ganglios básales. Grupo de núcleos existentes en la base del cerebro de los animales vertebrados que están muy conectados con la corteza cerebral, el tálamo y otras áreas cerebrales. Están asociados a multitud de funciones como el control motor y el aprendizaje. Los ganglios básales ejercen una influencia inhibitoria sobre un número de sistemas motores y cuando decae esa inhibición permite la activación del sistema motor. El «cambio conductual» que se produce en estas estructuras está influido por señales que se producen en muchas partes del cerebro, incluida la corteza prefrontal, que se cree que desempeña un papel esencial en las funciones ejecutivas.
  • Giro cingulado anterior. Giro o vuelta que envuelve parcialmente al cuerpo calloso (estructura que conecta los hemisferios cerebrales derecho e izquierdo). Es una parte integrante del sistema límbico y se encuentra involucrado en la formación de las emociones, el aprendizaje y la memoria. La parte anterior del giro cingulado tiene la forma de un collar en torno al cuerpo calloso. Regula la presión sanguínea, la tasa cardiaca y funciones cognitivas como la anticipación de la recompensa, toma de decisiones, empatía y emoción.
  • Icón. Se llama “icón” a la huella visual que conservamos en la memoria a corto plazo. En la actualidad existe debate en torno a si este icón se localiza en el sistema nervioso central o en el periférico; en cualquier caso, predomina la concepción de que la memoria icónica es fundamentalmente un artefacto de laboratorio sin validez ecológica. Lo más probable es que este fenómeno se relacione con la persistencia de la estimulación neuronal en los fotorreceptores situados en la retina, es decir, los conos y los bastones. Este sistema podría tener la función de permitir el procesamiento de los estímulos visuales por parte del sistema perceptivo.
  • Memoria ecoica. Es lo mismo que registro sensorial auditivo o memoria sensorial auditiva. Almacén a muy corto plazo de la modalidad auditiva en el que la información puede mantenerse durante dos o tres segundos después de su presentación auditiva.
  • Memoria icónica. También llamada registro sensorial visual, o memoria sensorial visual. Almacén a muy corto plazo que funciona en la modalidad visual en el que puede mantenerse la información visual durante menos de un segundo después de la presentación visual del material.
  • Modelo. Forma de expresar con más precisión una teoría. El modelo permite realizar predicciones que pueden ser sometida s a contraste experimental para comprobar su certeza o su falsedad.
  • Modelo estructural de memoria. Un modelo propuesto en los años sesenta por psicólogos norteamericanos Atkinson y Shiffrin que considera a la memoria compuesta por tres almacene s independientes o estructuras, cada uno con sus características propias (los registros sensoriales , la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo) y una serie de procesos activos de control (repaso, codificación, estrategias de recuperación, etc.)
  • Neuropsicología cognitiva. Es una disciplina científica formada de la unión de la psicología cognitiva y la neurociencia cuyo objetivo consiste en llegar a comprender cómo funciona la mente y el cerebro. Esta unión fue posible gracias a los modelos computacionales de los procesos cognitivos y cerebrales, junto a la aparición de técnicas no invasivas de imágenes cerebrales como la resonancia magnética funcional o la técnica de emisión de positrones para estudiar las funciones del cerebro humano.
  • Representación mental. Transformación de la información ambiental en un código interno.
  • Símbolo. Imagen, signo o figura mediante la que se representa algún tipo de información a través de alguna semejanza o correspondencia que el pensamiento establece entre el representante y lo representado.
  • Teoría de la comunicación. Teoría matemática propuesta por Shannon que muestra cómo debe codificarse un mensaje en señales eléctricas para poder lograr la velocidad de transmisión sin error más rápida, a pesar de las condiciones de ruido que puedan existir en el canal de transmisión.

REFERENCIAS

• Resumen ALEJANDRA MENDIETA RADA
• Resumen Laura Jerónimo Olaya
• Ballesteros Jiménez, S. (2017). Psicología de la memoria humana. Madrid: Universitas.

DESCARGAR VERSIÓN PDF

Deja un comentario