ESTUDIOS DE CASO DE PACIENTES AMNÉSICOS

El caso Henry Molaison

Henry Molaison (1926-2008), quizá el paciente amnésico más conocido de la historia de la neurociencia. Fue un enfermo epiléptico que desde su nacimiento sufría fuertes y recurrentes crisis epilépticas. Llegó un momento en que la vida del joven se hizo tan difícil que los médicos decidieron operarlo para ver si mejoraba de sus crisis convulsivas. William Beecher Scoville operó a H.M. el año 1953, cuando el paciente tenía 27 años. La operación consistió en extirpar parte de los dos lóbulos temporales y la mayor parte del hipocampo, la amígdala y algunas áreas próximas a la corteza temporal. La intervención quirúrgica fue un éxito porque desaparecieron  casi  completamente  las  crisis  epilépticas  que  padecía.  Sin  embargo,  los médicos no tardaron en comprobar que algo extraño pasaba en la memoria de HM.

Este  estudio  intensivo  de  caso  sirvió  a  los  neurocientíficos  para  conocer  el  papel desempeñado por la zona media de los lóbulos temporales en la memoria. El interés por el estudio de la amnesia aumentó a partir de las observaciones realizadas por el neurocirujano William Beecher Scoville y la neuropsicóloga canadiense Brenda Milner sobre el paciente H.M. Milner quería identificar la función que desempeñan diferentes áreas cerebrales para que pudiera servir como guía al neurocirujano Scoville en sus intervenciones, evitando efectos no deseados como consecuencia de la operación.

¿Qué problemas de memoria presentaba H.M. después de la operación?

Amnesia retrógrada.H.M. era incapaz de recordar ninguna información relacionada con su vida anterior al  momento de  la  intervención. Comprobaron que recordaba su pasado a excepción de lo ocurrido dos años antes de la operación.

Amnesia anterógrada. El problema principal era que no podía aprender ni retener ninguna información nueva ocurrida tras la operación. Tampoco reconocer al personal del hospital y aunque leyera una y otra vez el mismo párrafo, no recordaba que ya lo había leído. No podía pasar información de su memoria inmediata a su MLP.

Otros aspectos de su conducta eran normales, podía mantener una conservación fluida, su percepción y MCP eran normales, era capaz de repetir hasta 7 dígitos en el mismo orden presentado y podía realizar cálculos aritméticos. Un estudio más exhaustivo mostró que padecía un problema selectivo de memoria (no toda su MLP estaba deteriorada), pues cuando no se le pedía que recuperara información voluntariamente (tareas de memoria implícita),  su   memoria  era  normal.   Pero,  cuando  tenía   que  traer   información conscientemente a su mente, no era capaz.

¿A qué se debían sus problemas de memoria? Al seccionar bilateralmente el hipocampo, mejoró su epilepsia, pero le produjo un deterioro severo de la memoria.   Evaluaciones posteriores más precisas pusieron de manifiesto que el déficit de memoria que padecía se debía a que durante la intervención se lesionaron otras zonas del sistema temporal medio adyacentes al hipocampo. 

El caso Frederick 

El caso de Frederick fue estudiado por Daniel L. Schacter (1996). Frederick era un hombre de 55 años que acudió a la consulta de Unidad de Trastornos de Memoria. Schacter le presentó palabras y dibujos, le pidió después que los recordara y fue incapaz de hacerlo. Cuando le preguntó cómo había llegado hasta la consulta, tampoco supo contestar. El resultado de las pruebas psicológicas mostró que su inteligencia era normal. Los médicos que le trataban pensaban que estaba en las primeras fases del Alzheimer.

La pasión de Frederick era el golf (se convirtió en un tema frecuente en las visitas), así que Schacter pensó que jugar con él al golf sería un trabajo de campo interesante. Hicieron juntos dos recorridos: en un campo familiar para Frederick y en un campo nuevo. Frederick accedía sin dificultad a su conocimiento semántico sobre el juego. La memoria semántica de Frederick era normal porque empleaba correctamente los términos específicos del golf. Su memoria procedimental parecía intacta, pues ejecutaba todos los movimientos específicos. Conocía las reglas del golf y elegía el palo apropiado para cada golpe. Al rato cuando terminaron, Frederick solo fue capaz de decir generalidades sobre el juego y fue incapaz de recordar ni un solo golpe de los que había ejecutado. A la semana siguiente fueron a jugar otro recorrido, Frederick no recordaba que habían jugado juntos la semana anterior. El trastorno de memoria que padecía Frederick era un caso de síndrome amnésico.

Referencias

  • Resumen Alejandra Mendieta Rada 
  • Resumen Laura Jerónimo Olaya 
  • Ballesteros Jiménez, S. (2017). Psicología de la memoria humana. Madrid: Universitas. 
  • YouTube

Deja un comentario

Ir al contenido