Fonema

Se trata de la unidad más pequeña que establece distinciones de significado en una lengua. Así, las palabras «pala» y «bala» se diferencian en el primer fonema (/p/ frente a /b/) y esta pequeña distinción da lugar a dos significados completamente distintos. No hay que confundir los fonemas, que son unidades abstractas, con los fonos o sonidos fonéticos, que son las realizaciones acústicas de cada fonema.

Dos sonidos fonéticos pueden constituir fonemas distintos en una lengua, o pertenecer a un único fonema en otra lengua. Por ejemplo, en castellano existe un único fonema fricativo alveolar, /s/, que generalmente se pronuncia de forma sorda, sin participación de las cuerdas vocales. En catalán, en cambio, hay dos fonemas: /s sorda/ (sin intervención de las cuerdas vocales) y /s sonora/ (con intervención de las cuerdas vocales), y existen palabras que se diferencian entre sí sólo por ellos. Así, «sortir de caça» («caça» pronunciada con s sorda) es salir de caza, y «sortir de casa» («casa» pronunciada con s sonora) es salir de casa, del hogar. La s castellana se considera un fonema sordo, pero ¿quiere decir esto que los castellanos no pronuncian la s sonora en el lenguaje habitual? Hay múltiples ejemplos en que la s castellana se pronuncia sonora: fíjese el lector en la pronunciación de la s en «ahora mismo» dicho de forma rápida y natural. Por lo tanto, en castellano pronunciamos s sorda (la mayoría de las veces, como en «sapo», «soso», etc.) y también s sonora. La diferencia con el catalán reside en que no constituyen dos fonemas distintos, sino dos variantes acústicas de un único fonema (/s/). Es decir, no existen dos palabras castellanas que se diferencien, como en catalán, en que una tenga s sorda y la otra s sonora.

El castellano tiene un total de 24 fonemas: 5 vocales más 19 consonantes, pero esta cifra varía en las diferentes lenguas. Hay idiomas, como el polinesio, que sólo tienen 11 fonemas (6 consonantes y 5 vocales) o el amazónico Piraha (8 consonantes y 3 vocales) y los hay que llegan a 141, como ocurre con !Xü (117 consonantes y 24 vocales) hablado por los bosquimanos en Namibia y otras áreas próximas. El tamaño típico del inventario fonémico está entre 20 y 37 fonemas, donde se sitúa el 70% de las lenguas. La media se halla en torno a 31 fonemas. En consecuencia, el castellano está por debajo del promedio, pero dentro del tamaño típico.

En general, las vocales son más escasas que las consonantes, y su número es algo menos de la mitad de éstas (40% como media). Hay, no obstante, una variabilidad importante a través de las lenguas. El número más frecuente (moda) es el de 5 vocales, como sucede en lenguas tan distantes como el castellano o el japonés.

« Volver al índice del glosario
Ir al contenido