óxido nítrico

El óxido de nitrógeno, óxido nítrico​ o monóxido de nitrógeno (NO). Es un gas incoloro y soluble en agua, presente en pequeñas cantidades en los mamíferos. Está también extendido por el aire siendo producido en automóviles y plantas de energía. Hoy se sabe que este gas, nocivo como contaminante, es una molécula producida por diferentes tipos de células que actúa como mensajero químico. Cuando es producido por las células de las paredes de los vasos sanguíneos da lugar a la dilatación de las arterias y de esta manera controla la presión arterial y regula la formación de trombos. Los descubridores (R. Furchgott, F. Murad y L. Ignarro) del papel del óxido nítrico en el sistema cardiovascular recibieron en 1998 el premio Nobel de Medicina. También se ha demostrado su función en el sistema nervioso (transmite mensajes entre neuronas y puede mediar la muerte celular en pacientes que sufren de apoplejía y de enfermedad de Alzheimer) y en el sistema inmunitario (las células de este sistema utilizan óxido nítrico para aniquilar microorganismos extraños). Han sido tantos los descubrimientos realizados sobre esta molécula que los editores de la prestigiosa revista Science la eligieron “molécula del año 1992”. Los datos obtenidos parecen indicar que interviene en el reconocimiento de olores e incluso en la formación de la memoria a largo plazo. Hoy en día es el objetivo de las investigaciones de la industria farmacéutica que buscan nuevos tratamientos para las patologías cardiovasculares. Uno de los resultados más conocidos de esta investigación farmacológica ha sido el fármaco “Viagra” para tratar disfunciones eréctiles. La base de este medicamento se encuentra precisamente en las investigaciones que ponen de manifiesto que el óxido nítrico inicia la erección del pene al dilatar sus vasos sanguíneos.

« Volver al índice del glosario
Ir al contenido