Acoso moral

Es un tipo de violencia que trata de procedimientos abusivos, palabras o sobreentendidos, gestos y miradas que, por su frecuencia y sistematización, afectan la integridad psíquica o física de una persona. El acoso moral es un ejercicio de intolerancia, de intransigencia, de discriminación y de envidia. El acoso moral es llevado a cabo por personas con características perversas que utilizan a quien toman por víctima, como un objeto destinado a satisfacer la propia necesidad de ejercicio del poder. Algunos de los signos del acoso moral pueden ser:

  1. Aislamiento y rechazo de la comunicación (p.ej., aislamiento físico, no se la deja hablar, no se la escucha, se le ignora, se anima la relación con terceros dejando en evidencia el aislamiento al que somete a la víctima, etc.
  2. Atentados a la dignidad (p.ej., descalificaciones, críticas e injurias personales, burlas, gestos de menosprecio, se hacen correr falsos rumores, se dice que es una persona enferma mental, se atacan sus creencias, su origen, su físico, etc.)
  3. Violencia verbal, física o sexual (p.ej., amenazas físicas, empujones, portazos, gritos, invasión de su vida privada).

El objetivo del acoso moral es controlar y dominar al otro invadiendo su territorio psíquico. No se trata de reacciones temporales que implican una descarga de agresividad a causa de malas condiciones de trabajo o una situación determinada de la vida cotidiana, sino de una firme voluntad de destrucción que persiste en el tiempo de manera invariable.

« Volver al índice del glosario
Ir al contenido