Caja de Skinner

La caja de Skinner es el instrumento que B. F. Skinner diseñó para el estudio del condicionamiento instrumental, una técnica específica de enseñar conductas: una conducta que produce una recompensa (tanto por obtener algo beneficioso o por eliminar una situación perjudicial) será aprendida. Cada vez que la rata presiona la palanca, se le recompensa con una bolita de comida. Al principio la rata descubre de manera fortuita esta relación funcional entre su respuesta (apretar la palanca) y el estímulo reforzador, o refuerzo (comida), pero después de cierto número de ensayos, el animal llega a aprender que si tiene hambre puede obtener el alimento presionando la palanca. Una vez adquirida una respuesta como ésta, la situación se puede complicar un poco más, de modo que el animal sólo obtiene la comida si está presente un determinado estímulo (p. ej., una luz roja), que actúa como estímulo discriminante. Esta clase de aprendizaje se basa en el condicionamiento operante, o respuestas voluntarias que son reforzadas. Se puede estudiar, además, la «fuerza» de una respuesta a través de su permanencia en situaciones de extinción, es decir, cuando ya no se dispensa el refuerzo. También se estudia qué secuencias o programas de refuerzos son más apropiados para conseguir una conducta nueva de la forma más rápida posible, y cuáles son más idóneos para que ésta se haga estable y resistente a la extinción.

 

« Volver al índice del glosario
Ir al contenido