Modelo interno de trabajo

Este modelo operante interno es definido por Bowlby (1995) como una representación del sí mismo, por una parte, y una representación del sí mismo interactuando con una figura de apego en un contexto o entorno con carga emocional. “Los modelos operantes internos que un niño construye de su madre y de los modos en que ella se comunica y se comporta con él, y un modelo comparable de su padre, junto con los modelos complementarios de sí mismo en interacción con cada uno, son construidos por el niño durante los primeros años de su vida y, según se postula, pronto se establecen como estructuras cognitivas influyentes” (Bowlby, 1995, p. 151). Estos modelos influyen directamente en el modo en que un ser humano se siente con respecto a cada progenitor y con respecto a sí mismo, el modo en que espera ser tratado, y el modo en que tratará a los demás cuando niño y, posteriormente, cuando adulto.

Bowlby (1995) afirma que, una vez construidos, estos modelos representacionales de los padres y de la interacción con ellos, tienden a persistir de manera más o menos estable a lo largo del tiempo y a operar a nivel inconsciente.

« Volver al índice del glosario
Ir al contenido