Taquistoscopio

Aparato que permite presentaciones visuales de muy corta duración (del orden de milisegundos) mediante la utilización de bombillas especiales de rápida respuesta y recuperación. El sujeto observa, a través de un visor, las diversas proyecciones estimulares que acontecen en el interior de una especie de caja hermética. Desde su invención en el siglo XIX, el taquistoscopio ha sido tradicionalmente utilizado para estudiar la atención y la percepción visual. En la actualidad, las presentaciones visuales se muestran en monitores con alta tasa de respuesta y refresco.

En la práctica, se empieza presentando cada palabra con tiempos muy cortos y progresivamente se van alargando hasta que el sujeto es capaz de identificarla. Se obtiene, así, el umbral de reconocimiento, en cuyo caso, la variable dependiente corresponde a los milisegundos de exposición del estímulo necesario para su correcta identificación. Otra posibilidad es emplear un tiempo fijo y obtener como variable dependiente el porcentaje de aciertos.

« Volver al índice del glosario
Ir al contenido