Inhibición enzimática

No me ha quedado claro el término “inhibición enzimática reversible” ni “inhibición enzimática irreversible”

Algunos fármacos son inhibidores de la recaptación de neurotransmisores; ya que, en definitiva, lo que hacen es inhibir un proceso enzimático (sistema de transporte activo neuronal -merced a la energía necesaria e indispensable para dicho transporte generada por el sistema enzimático de la ATPasa que se acopla al transportador, que naturalmente tiene la función de recuperar y transportar el neurotransmisor liberado por la neurona presináptica . Es gracias a este sistema por el cual se recogen o recaptan las moléculas de neurotransmisor hacia/para la neurona desde donde han sido liberadas.
No hay que olvidar que los enzimas, también se ocupan de sintetizar (crear) o destruir moléculas de diversa índole en la célula. Y en los sistemas de neurotransmisión los enzimas más importantes son los que se ocupan de fabricar (enzimas sintetizadores de neurotransmisores, por ej.) y destruir neurotransmisores. Ya liberado el neurotransmisor, pueden ocurrir dos cosas: que sea recaptado por la neurona que lo liberó; o, por el contrario, ser destruido enzimáticamente en el espacio sináptico.
Por otra parte, después de estas nociones introductorias -que, por otra parte, están claramente expuestas en el texto y en relación concreta con el planteamiento de su pregunta, hay fármacos -una minoría- que son inhibidores enzimáticos (como algunos antidepresivos).
La función general de los enzimas es convertir una molécula en otra distinta o, bien, un sustrato en un producto, pero previamente han de acoplarse o unirse a dicho sustrato. Dichos enzimas también pueden unirse a los citados inhibidores enzimáticos (fármacos) para tratar de anular su función. No obstante, al unirse a él/ellos, puede verse afectado el proceso de la unión del sustrato al enzima y, por ende, la no producción de nuevos productos.
Pero, claro, el efecto es diferente si se trata de un agente inhibidor enzimático reversible o irreversible. Mientras que, con el primero, el enzima puede seguir actuando posteriormente -pues es transitoria su anulación- y tener la posibilidad de fabricar nuevos productos a partir de otros sustratos; en el segundo caso, el inhibidor irreversible se une permanentemente al enzima (atenazándolo) y hace que no pueda funcionar nunca más y que no tenga la posibilidad de ejercer ninguna actividad enzimática adicional. Pero ¡ojo! sólo esta molécula de enzima; otras nuevas, sintetizadas ulteriormente, sí estarían activas (a no ser que sean neutralizadas o “asesinadas” por otras moléculas de inhibidores irreversibles y… así sucesivamente).
Por si no ha quedado claro, en el primer caso, que “gane” o “pierda” la competición por conseguir la unión al enzima dependerá de la concentración de cada uno de ellos (a mayor concentración o afinidad por un enzima específico, más fácil será el desplazamiento del rival contrario (bien sea el sustrato o el inhibidor enzimático) o de la especificidad de afinidad que tengan por el enzima ambos. Y a riesgo de caer en la reiteración, dicho de otra forma, en la competición por unirse al enzima, predominará o ganará el inhibidor enzimático o el sustrato más potente o más selectivo (que se “agarre” con mayor fuerza) para desplazar fuera del enzima al oponente.

A propósito de los inhibidores enzimáticos irreversibles, se dice en el libro que la actividad del enzima sólo se recupera cuando nuevas moléculas enzimáticas son sintetizadas. Entiendo que no es necesario que sufra ninguna transformación para poder recuperar su funcionamiento posteriormente.

Un inhibidor enzimático irreversible mata literalmente a los enzimas, ya que no puede volver a actuar: es como si se colocan unas esposas en pies y manos (la actividad de movimiento o de carrera es nula). El enzima -si está bloqueado- no puede actuar y competir por acoplarse a los sustratos para poder generar un producto (después de modificar el sustrato correspondiente). Por tanto, es obvio que se requiere que se produzca síntesis de nuevos enzimas (nuevas moléculas enzimáticas) para que puedan ejercer la acción para la que están destinados.

Deja un comentario