La Meiosis

La reproducción de los organismos pluricelulares parte de una única célula original, llamada zigoto, y que por divisiones sucesivas (mitosis) y diversos procesos de especialización, terminan dando lugar a otros organismos complejos. En la reproducción sexual cada progenitor aporta una sola copia de cada gen, y es preciso un mecanismo que explique cómo es posible que se formen gametos (que al unirse en la fecundación forman el zigoto) con una sola copia de todos y cada uno de los genes. Lo esencial para nosotros es entender el proceso por el cual se logra formar gametos haploides a partir de precursores diploides.

La meiosis se lleva a cabo en dos etapas:

  • Meiosis l. Consiste en dividir la célula (2n) de tal forma que cada célula hija reciba un único y completo juego de cromosomas de la célula madre, es decir, pase a ser haploide (n) . Cada célula hija recibe un miembro de cada una de las parejas de cromosomas, sólo uno de los cromosomas homólogos.
  • Meiosis II. Consiste en una división normal, equivalente a una mitosis, de las células obtenidas en la primera etapa.

La meiosis I comienza con la profase l. Ésta difiere de la profase mitótica en que los cromosomas homólogos se aparean dos a dos, punto por punto, a lo largo de toda su longitud, formando lo que se denominan bivalentes o tétrada, en referencia a las cuatro cromátidas del bivalente. El apareamiento de los homólogos tiene una importancia extraordinaria. A través de él se produce el fenómeno citológico del entrecruzamiento, mediante el cual se lleva a cabo la recombinación génica, el intercambio de genes de un cromosoma homólogo a otro.

La siguiente etapa es la metafase l. En ella los bivalentes o tétradas, mediante sus centrómeros, se insertan en las fibras del huso adoptando una ordenación circular sobre la placa ecuatorial. La metafase I continúa con la anafase I en la que, a diferencia de la anafase de una mitosis normal en la que se separan 2n cromátidas, en ésta se separan los cromosomas de los bivalentes, emigrando n cromosomas (cada uno con sus dos cromátidas) a cada polo. Finalmente, en la telofase I los cromosomas se sitúan en ambos polos de la célula, se desespiralizan y se produce la citocinesis, dando lugar a dos células hijas con n cromosomas. Por haberse reducido el número de cromosomas a la mitad, a esta división meiótica se le denomina también división reduccional.


Como se ha indicado, los cromosomas no han seguido durante la meiosis I el mismo comportamiento
que muestran durante la mitosis, ya que aquí se han separado cromosomas homólogos y no cromátidas.
Este movimiento cromosómico es la demostración citológica de la ley de la segregación.

La meiosis II es prácticamente igual que la mitosis, salvo por el hecho de que la célula que entra en división es haploide, ya no hay cromosomas homólogos y, por tanto, tras ella se obtienen dos células hijas con n cromátidas.

REFERENCIAS

  • Abril Alonso, A. (2016). Fundamentos de psicobiología (UNED (Sanz yTorres). Alcorcón (Madrid): Sanz y Torres.
  • YouTube

Deja un comentario

Ir al contenido