*

LA MEMORIA SEMÁNTICA

1. INTRODUCCIÓN 

La memoria semántica está formada por el conocimiento conceptual que tiene una persona y su comprensión del mundo, incluido el significado de las palabras en los idiomas que domine, el conocimiento de los objetos de su mundo visual y otras percepciones captadas a través de las distintas modalidades sensoriales, además de los conocimientos escolares y los adquiridos a lo largo de la vida. Este tipo de memoria es fundamental para poder interactuar con el medio. 

2. MEMORIA SEMÁNTICA VERSUS MEMORIA EPISÓDICA

La memoria semántica, para Tulving (1972), es un tesoro mental, un conocimiento organizado que poseen las personas sobre las palabras, otros símbolos verbales y sobre su significado. Este sistema puede ser independiente del sistema de la memoria episódica a la hora de registrar y mantener la información. La memoria semántica es la información que comparten las personas que pertenecen a la misma cultura (significado, comprensión, y conocimientos basados en conceptos) y que no está ligada a un contexto temporal o espacial concreto. Este tipo de memoria nos permite comunicarnos utilizando el lenguaje y hace posible la adquisición y retención de información sobre el mundo en el sentido más amplio. 

Resumen. La memoria semántica está formada por el conocimiento conceptual que tiene una persona y su comprensión del mundo, incluido el significado de las palabras en los idiomas que domine, el conocimiento de los objetos de su mundo visual y otras percepciones captadas e a través de las distintas modalidades sensoriales, además de los conocimientos escolares y los adquiridos a lo largo de la vida. Este tipo de memoria es fundamental para poder interactuar con el medio. 

2.1. Evidencia a favor de la existencia de la memoria semántica 

La evidencia más firme que apoya la distinción entre la memoria episódica y la semántica proviene de disociaciones convergentes proporcionadas por varias fuentes. Las más relevantes son los resultados obtenidos en pacientes con daños cerebrales y en personas mayores. Tanto estos pacientes como las personas mayores son capaces de adquirir conocimiento sobre hechos igual que los sanos (memoria semántica), pero su memoria episódica se encuentra deteriorada (Schacter y Tulving, 1994). En casos muy extremos, pueden llegar a adquirir nueva información semántica, aunque carezcan de la capacidad de recuperar experiencia personal alguna ocurrida en un momento anterior de su vida a partir de su memoria episódica (Hayman, McDonald y Tulving, 1993; ver Baddeley, 2009). 

Los argumentos más fuertes a favor de que la memoria episódica y la memoria semántica son dos tipos de memorias diferentes provienen de casos de pacientes amnésicos. Es importante señalar que los 147 casos de pacientes amnésicos revisados (Spiers, Maguire y Burgess, 2001), todos ellos presentaban trastornos de la memoria episódica pero la mayoría de estos pacientes presentaban única mente ligeros problemas de memoria semántica. Estos resultados sugieren la existencia de dos tipos de memoria. Otra evidencia proviene de estudios recientes con imágenes cerebrales realizados con adultos sanos. Se registraron imágenes cerebrales mientras se realizaban tareas de ambos tipos de memoria. Cuando las imágenes mentales se registraron durante la fase de codificación de los estímulos, la corteza prefrontal derecha presentaba mayor activación en tareas de memoria episódica que en tareas de memoria semántica. También se encontraron diferencias cuando se registraron durante la fase de recuperación, mostraron mayor activación en la corteza prefrontal derecha en tareas de memoria episódica que en tareas de memoria semántica.  

2.2. Almacenamiento del conocimiento adquirido 

En la memoria semántica se almacenan conceptos muy diversos, organizados de alguna manera, ya que en caso contrario no seriamos capaces de contestar tan rápidamente a muchas preguntas sobre los contenidos de la memoria semántica. 

3. ¿QUÉ SON LOS CONCEPTOS Y CÓMO ESTÁN ORGANIZADOS EN LA MEMORIA SEMÁNTICA?

Los conceptos son las principales unidades del pensamiento, abstractos que según los filósofos constituyen los valores semánticos de las oraciones del lenguaje natural, son además representaciones mentales. Se trata de constructos psicológicos dotados de propiedades semánticas. Las categorías son las representaciones de los ejemplares concretos de un concepto existentes en la memoria hacen posible la economía cognitiva (Rosch, 1978). Conceptos y categorías permiten la organización de los objetos del mundo en clases, con el consiguiente ahorro cognitivo. 

Una categoría es una clase de objetos o hechos que presentan la tendencia a agruparse entre sí. Durante el proceso de categorización tratamos a todos los objetos que pertenecen a una misma categoría como si fueran ejemplares. Una ventaja importante es que podemos recuperar de una forma mucho más eficiente la información contenida en nuestra memoria. 

3.1. Modelos de categorización 

Las categorías se establecen mediante el aprendizaje realizado durante los primeros años de vida, la categoría se almacena en la memoria y se va actualizando a medida que el individuo va adquiriendo nueva información. Los primeros estudios de este tipo encontraron que las palabras o dibujos se recuerdan mejor cuando pertenecen a una misma categoría. 

Modelos clásicos. Según estos modelos, las categorías se encuentran claramente separadas entre sí. Los conceptos serían entidades perfectamente definidas mediante una serie de atributos necesarios y suficientes, de forma que la pertenencia de un ejemplar a una categoría era una cuestión de todo o nada (pertenece o no a una categoría). Los límites entre categorías serían precisos y bien definidos. Todos los miembros de una categoría debían ser igualmente representativos de la categoría. Esta forma empezó a tener problemas a comienzo de los años 70 por varias razones. En primer lugar, resulta imposible especificar las propiedades definitorias de los conceptos. En segundo lugar, los estudios mostraron que existían efectos de tipicidad porque unos ejemplares eran más típicos que otros. En tercer lugar, existen casos de ejemplares cuya pertenencia a una categoría resulta dudosa. 

No todos los ejemplares de una categoría son igual de típicos, unos ejemplares son mucho más típicos que otros. Por ejemplo, manzana y melocotón son ejemplares muy típicos de la categoría fruta, y pelirrojo y golondrina son ejemplares muy típicos de la categoría pájaro. Sin embargo, otros ejemplares como aceituna y aguacate son ejemplares poco típicos de la categoría fruta, y lo mismo ocurre con pingüino y murciélago en la categoría pájaro. Estos resultados son importantes porque las puntuaciones de tipicidad predicen la actuación en tareas de clasificación, de adquisición de vocabulario, de razonamiento inductivo y de recuperación de la información a partir de la memoria (Rosch, 1978; Smith, Shoben y Rips, 1974). 

Los modelos clásicos no pueden explicar los efectos de tipicidad porque no todos los ejemplares de una categoría son percibidos como igual de representativos de la categoría. Por eso, aparecieron nuevos modelos que admiten la existencia de límites borrosos entre las categorías en los que los individuos organizan los ejemplares basándose en el parecido familiar existente entre sus miembros. 

Modelos de ejemplares. Suponen que las categorías se representan en la mente mediante descripciones separadas de algunos de sus ejemplares. Estos modelos requieren una gran cantidad de almacenamiento de información ya que lo que se representa son ejemplares particulares, careciendo de abstracción (Ballesteros, 2000, Cap. 22). 

Modelos de prototipos. Cuando se estudiaron los conceptos naturales se comprobó que existían ciertos ejemplares (prototipos) que poseían mayor número de propiedades pertenecientes a su categoría que otros ejemplares. Lo que hacemos cuando tenemos que clasificar ejemplares en categorías es compararlos con los prototipos de esas categorías. Si el ejemplar se parece, la respuesta será afirmativa, y si no negativa.

Modelos mixtos. Como se ha visto que utilizamos ejemplares, prototipos y reglas para formar categorías, se han propuesto modelos mixtos de categorización (Barsalou, 1992). 

3.2. Características de las categorías 

Los objetos que forman una categoría tienen varias características comunes: 

  • Se utilizan para codificar la experiencia, contribuyendo así a la economía mental. 
  • Permiten realizar una serie de inferencias inductivas sobre el objeto (niños de 4 años interfieren propiedades de ejemplares por pertenecer a una categoría, incluso aunque esas propiedades no puedan apreciarse a simple vista). 
  • Existe semejanza física entre los miembros de la categoría mientras se diferencian físicamente de los miembros de otras categorías. El grado de semejanza depende del nivel de abstracción de la categoría (los de las categorías más abstractas se parecen menos físicamente entre sí que los miembros de categorías con un nivel de abstracción menor).

3.3. Categorías naturales 

Categorías naturales son las utilizadas por los individuos en la vida cotidiana. Pueden referirse a objetos, eventos o acciones. La principal característica es que se definen por su semejanza perceptiva. Eleonor Rosch en sus estudios utilizó categorías naturales y encontró que los límites entre ellas eran difusos y poco precisos. Observó que los objetos del mundo suelen estar formados por propiedades correlacionadas entre sí y estas propiedades son una muestra de la estructura existente en nuestro mundo. 

Según Rosch, las categorías pueden clasificarse de forma jerárquica según su nivel de abstracción en, categorías supraordenadas, en las que sus ejemplares se parecen poco entre sí (ej. la categoría mueble y sus ejemplares, silla, librería, perchero), y categorías subordinadas en las que sus ejemplares tienen un alto grado de parecido entre sí (ej. la categoría silla y sus ejemplares, silla de cocina, de despacho y de comedor). Un tercer nivel de las categorías es el nivel básico. Las categorías de nivel básico reflejan la estructura correlacional del medio y corresponden estrechamente a los objetos del mundo. Estas desempeñan un papel central en el sistema cognitivo porque sus ejemplares corresponden a los objetos de nuestra experiencia cotidiana. Las personas extraen los prototipos de una categoría a partir de los ejemplares de esa categoría. 

Organización del conocimiento en la mente humana. La memoria semántica es un extenso sistema de memoria en el que tienen cabida el conocimiento léxico, los conceptos y las categorías. La organización de los conocimientos en categorías es una característica de la inteligencia humana. Los conocimientos que adquirimos los estamos organizando permanentemente con el fin de poder integrarlos con otros previos que ya poseemos. Esta integración permite que las personas tengan un comportamiento adaptado y eficiente, bien organizado y fácilmente recuperable a partir de la memoria permanente cuando sea necesario. Una capacidad fundamental de la mente humana es la capacidad de agrupar y organizar eficientemente los elementos en categorías.  

4. MODELOS DE REPRESENTACIÓN PROPOSICIONAL DE LA INFORMACIÓN

La idea más aceptada por los psicólogos cognitivos es que los seres humanos representamos internamente el significado mediante proposiciones a través de un sistema de símbolos semejantes al lenguaje, formados según ciertas leyes. Las representaciones proposicionales tienen el formato más apropiado para representar cualquier tipo de información que llegue al sistema cognitivo, que deba estar disponible para poder recuperarla rápida y precisa en un momento dado. 

4.1. Concepto de proposición 

El concepto de proposición nació en la filosofía, dentro de la lógica simbólica y después la tomó más tarde la psicología. Una proposición es algo más abstracto que las palabras de la lengua que la forman ya que utiliza símbolos semejantes a los del lenguaje. Ejemplo: “el perro está en su caseta”, puede representarse como [EN (PERRO, CASETA)]. De este modo, una representación proposicional está formada por símbolos discretos que se colocan en lugar de las entidades concretas a las que representan. Los símbolos que se utilizan se combinan según ciertas reglas regidas por una gramática que dicta qué combinaciones de palabras son correctas. Este tipo de representaciones son abstractas y amodales (no dependen de la modalidad sensorial a través de la que se han percibido los conceptos contenidos en ellas). 

Sistemas de representación proposicional. Las proposiciones son los conceptos representacionales más versátiles porque pueden expresar cualquier tipo de información. Su principal problema es que son demasiados poderosos y, si el investigador no incluye restricciones a su teoría, pueden explicar cualquier resultado empírico.

Se han propuesto una gran cantidad y variedad de modelos de representación del conocimiento basados en sistemas formales estructurados de manipulación de símbolos. Entre estos sistemas se incluyen los modelos de redes semánticas y los sistemas de representación de rasgos semánticos. 

4.2. Modelos de redes semánticas 

La organización económica del conocimiento que el hablante de una lengua posee sobre las palabras que la forman es el léxico mental. Esta organización debe ser muy eficiente por eso accedemos con facilidad y rapidez a la información y significado de las palabras. Cada palabra que forma el léxico mental es una entrada léxica. La información contenida en cada entrada está organizada como un diccionario y se refiere a cómo debemos pronunciarla, su significado, a cómo escribirla, con que otra u otras palabras podemos combinarla para hacer frases, etc. Los modelos más populares para explicar cómo se organizan las palabras en el léxico mental propuestos desde la psicología cognitiva, son los de redes semánticas que asumen que las palabras están representadas en la memoria semántica como unidades independientes, aunque relacionadas entre sí por medio de uniones y preposiciones. La forma más básica de esta relación es “A es B” (“un jilguero es un pájaro”).  

El modelo de redes semánticas asociativas propuesto por Collins y Quillian (1969) está organizado jerárquicamente. En él, cada concepto representado por una palabra está relacionado con otros conceptos formando una estructura organizada en forma de red. La organización de esta red semántica va de arriba abajo desde el concepto más elevado (animal) a ejemplares concretos (pez o pájaro). De estos conceptos se pasa a otros ejemplares más concretos (canario o salmón). La red está formada por nodos que corresponden a palabras o conceptos con significado, cada uno acompañado por propiedades. La suposición básica del modelo es que, cuanto mayor sea la distancia que hay que recorrer para verificar la verdad o falsedad de una proposición, hará falta más tiempo para realizar la comprobación y poder responder. 

El sistema de notación utilizado por Collins y Quillian es capaz de representar un gran número de conceptos y relaciones en un espacio relativamente pequeño. Se trata de un sistema de almacenamiento económico que supone que el acceso a cada nodo de información requiere tiempo.

Problemas con el modelo de Collins y Quillian. Fue objeto de críticas por haber utilizado un reducido número de participantes y por su falta de entrenamiento previo lo que produjo mucha variabilidad en los TRs. Sin embargo, las principales críticas fueron dirigidas a los supuestos teóricos del modelo. Aunque las palabras se encuentren conectadas formando una red, lo más probable es que no todas las que se encuentran en un mismo nodo resulten igualmente accesibles. Para solventar este problema Rips, Shoben y Smith (1973) introdujeron el concepto de distancia semántica. Comprobaron que, aunque existen ejemplares de ciertas categorías que se identifican antes a nivel más bajo de la red que a nivel más alto, en otras categorías no ocurre lo mismo. Por ejemplo, canario, águila y petirrojo se identifican antes como pájaros que como animales. Pero, oso, gato y caballo se identifican antes como animales que como mamíferos. 

Según Collins y Loftus (1975), las críticas realizadas al modelo no lo invalidaban, pero aconsejaban la modificación del modelo original para introducir el concepto de distancia semántica y la posibilidad del almacenamiento de las mismas propiedades en varios nodos de la red en lugar de hacerlo en un único nodo. Basándose en estas observaciones, se propusieron otras redes semánticas que abandonaron el concepto de estructura jerárquica y tuvieron en cuenta el concepto de distancia semántica. En este nuevo modelo, un nodo conceptual se activa cuando una persona oye o lee un concepto. La activación de este nodo hace que se extienda a otros nodos que están situados próximos a él (cuanto mayor es la asociación entre los mismo, más corta es la línea que los une). Además de las estructuras de almacenamiento, se necesita la propagación de la información entre los conceptos representados en la estructura de la memoria semántica, que es el proceso que utiliza que utiliza el sistema cognitivo para actuar sobre la información contenida en dichas estructuras.

¿Qué proceso es el que permite la verificación de sentencias como verdaderas o falsas en la red semántica? Este proceso es la propagación de la activación entre los conceptos representados en la estructura de memoria semántica. Una suposición del modelo es que la activación propagada a través de dos nodos de la red se suma y es, por tanto, mayor que cuando la activación procede de un único nodo. Una segunda suposición es que para que el nivel de activación llegue a ser efectivo debe superar un cierto umbral de activación. Cuando la activación no supera el umbral, no resulta efectiva, pero si lo supera, resulta efectiva y el sistema responde. La activación de las redes jerárquicas puede explicarse tanto por el procesamiento abajo-arriba como por el procesamiento arriba-abajo

Activación del procesamiento abajo-arriba.

  • Antes de oír la palabra (el concepto), el detector de este se encuentra en su nivel base y en estado de reposo. 
  • Cuando se pronuncia la palabra, la activación aumenta hasta que supera un umbral y se activa la representación de este concepto. Este detector del concepto puede activar los detectores de otros conceptos que están por encima de él (nivel superior de abstracción). 
  • En un momento dado, esta activación abajo-arriba iniciada por el estímulo (sonidos de la palabra), converge con un detector de nivel superior más que lo hace con cualquier otro detector. Es en ese momento cuando su categoría se asigna a la palabra percibida (Barsalou, 1992). 

Activación del procesamiento arriba-abajo. 

  • La activación de un concepto produce expectativas de otros conceptos asociados o relacionados con él mediante la propagación de la activación (se extiende a través de la red semántica hacia otras palabras relacionadas). 
  • Cuando una categoría se activa, la activación de los detectores aumenta por encima de la línea-base antes de que se presente un ejemplar de la categoría (su activación comienza a crecer, pero no lo suficiente, porque la palabra superará antes el umbral y será el concepto favorecido). 
  • Cuando se presenta un ejemplar de esa categoría esperada, hace falta muchas menos activación abajo-arriba para que se supere el umbral de activación (mantendrán la activación durante un tiempo), haciendo que la respuesta sea más rápida y/o precisa (aumentando su probabilidad de respuesta). 
  • También se produce la inhibición arriba-abajo cuando el sistema no espera una categoría, la activación de los detectores se sitúa por debajo de la línea base y será necesaria mucha más activación para poder sobrepasar el umbral y, además, también se requerirá más tiempo. 

¿Qué ocurre con la edad en el funcionamiento de estas redes semánticas en las que están organizados los conceptos que posee una persona? Aunque es posible que con la edad se produzcan ciertos cambios en la estructura de la red semántica y la organización de los conceptos en el envejecimiento normal (pérdida de algunos conceptos), parece poco probable que se produzcan debido a una disminución del vocabulario con la edad, ya que se mantiene o incluso puede aumentar (Kausler, 1994; Osorio et al., 2009). Lo que podría ocurrir es que se deterioraran las conexiones existentes entre las palabras y las distancias entre las mismas se agrandaran, lo que modificaría el significado de algunas palabras. Sin embargo, el envejecimiento apenas influye en la estructura del léxico mental. Lo que se ha observado es que la propagación de la activación entre conceptos es más rápida en jóvenes. 

Junto al buen funcionamiento del léxico mental aparece uno de los problemas más frecuentes y que más preocupan a las personas mayores: La imposibilidad de encontrar la palabra que están buscando para expresar una idea o un pensamiento ¿Por qué los mayores con frecuencia parece que no encuentran la palabra precisa que necesitan para expresar una idea o un pensamiento? La explicación más plausible es que dicho concepto o idea se encuentra bloqueada y no pueden acceder a ella. Es lo que se conoce con el fenómeno de la punta de la lengua. 

Efecto de la organización en la memoria semántica. En el léxico mental se almacenan las palabras e información sobre los conceptos organizados de forma estructurada formando categorías semánticas. Existen ejemplares subordinados y supraordenados. La memoria, cuando se presentan materiales que tienen una estructura, es mejor que cuando se presentan de formad desestructurada o cuando no guardan ninguna relación con los conocimientos previos que posee la persona. 

Redes proposicionales: los modelos ACT y ACT*. Propuestos por Anderson (1976, 1983) son más ambiciosos que los modelos de redes semánticas. Se trata de modelos en forma de red, pero en vez de representar conceptos, representan relaciones. El Modelo ACT (control adaptativo del pensamiento) es una macro-teoría de la cognición humana. En él se incorporó la mayor parte de los conocimientos disponibles hasta el momento de su construcción, incluido el concepto de propagación de la activación de Collins y Loftus. 

Los principales supuestos del modelo ACT fueron: 

  • La información se representa en una estructura en forma de red. 
  • Los nodos pueden encontrarse activados o desactivados. 
  • Si un nodo activo entra en contacto con otros nodos, éstos también se activan. 
  • La fuerza de activación entre los nodos varía. 
  • Cada nodo tiene una fuerza asociada con dicho nodo. 
  • La probabilidad de que la activación se propague a través de un nodo depende de la razón de la fuerza de la unión particular a la suma de las fuerzas de todas las conexiones que sales del nodo (efecto abanico). 
  • El número de nodos activos en un momento dado es limitado. 

El efecto abanico predice que la activación que se propaga a través de un nodo es inversamente proporcional al número de uniones que salen de dicho nodo, es decir, a mayor número de conexiones que salen de un nodo, más tiempo necesario para que la activación se propague a través de la red para activar otros nodos próximos. En general, se ha comprobado que cuanto más hechos se conocen sobre un suceso o sobre una persona, más tiempo se necesita para verificar su verdad o falsedad. ¿Por qué se produce este efecto? El sistema tiene una cantidad fija de activación. Por tanto, cuando se verifica una frase sobre alguien o algo solo existe en la memoria una determinada cantidad de activación. Cuando sale solo un hecho de ese nodo, toda la activación disponible en la memoria se aplica a ese punto concreto, lo que hace que la respuesta sea rápida. Si, por el contrario, de ese nodo salen varios hechos, cada uno recibirá una parte de la activación disponible y la recuperación de la información será más lenta. Cuanto mayor sea el número de hechos más lenta será la respuesta. Esto es lo que se conoce como paradoja del experto

El único tipo de representación admitido en el modelo ACT es la representación proposicional. Sin embargo, en el modelo ACT*, Anderson (1983) introdujo la Teoría tricódigo de la representación según la cual existen tres tipos de representaciones: la representación abstracta, imagen espacial y la serie temporal. En la Figura 5.8 muestra cómo se representa en el modelo ACT* la frase “el delgado profesor creyó que los hombres venían de Marte”. Existe un nodo central que representa la proposición del que salen cuatro flechas que informan sobre el AGENTE, la RELACIÓN, el OBJETO y el ATRIBUTO. El agente se divide en atributo y categoría (delgado profesor). El objeto sale tres flechas que informan sobre el sujeto (los hombres), la relación (de) y el lugar (Marte). El sujeto aparece en atributo (plural) y categoría (hombres). 

Los tres componentes principales del modelo ACT* son la memoria declarativa, la memoria procedimental y la memoria de trabajo o activa. Un sistema de producción es un tipo de arquitectura computacional dirigida por los datos, esto es, son los patrones de datos los que inician las operaciones computacionales y controlan dichas operaciones. Los sistemas de producción pueden considerarse como lenguajes de programación que se utilizan en inteligencia artificial, y son verdaderas teorías psicológicas (Anderson, 1983). 

Una representación declarativa hace referencia a lo que una persona conoce sobre el mundo. La representación declarativa del conocimiento llega al sistema: en forma de proposiciones, imágenes mentales o series temporales. Estas informaciones se representan en la memoria declarativa por medio de la memoria de trabajo y los datos quedan registrados en la memoria permanente. El componente principal de la memoria de producción es el sistema procedimental (saber hacer cosas).

Resumen. El modelo ACT* de Anderson es una teoría no solo de la representación del conocimiento, sino también de cómo se adquiere ese conocimiento. 

4.3. Esquemas, guiones y proposiciones 

La mayor parte de la información almacenada en la memoria semántica consiste en estructuras de información más grandes a las que los investigadores han denominado de distintos modos. Minsky (1975), por ejemplo, llamó a estas estructuras marcos. Rumelhart y Norman (1978) los denominaron esquemas y Schank y Abelson (1977), guiones. Lo cierto es que estas diversas formas de denominar unidades de representación del conocimiento en la memoria semántica mayores que la frase, son bastante parecidas entre sí. La idea más importante es que la memoria consiste en un gran número de paquetes de información que contienen dos tipos de elementos: elementos fijos y elementos variables. Los esquemas son unidades de conocimiento superiores a las proposiciones, capaces de almacenar una gran cantidad de información. Los guiones son tipos específicos de esquemas, es un esquema de una serie de acontecimientos que se producen un cierto orden y nos ayudan a formarnos expectativas sobre lo que podemos esperar en una determinada situación. 

Resumen. Los esquemas adquiridos a través de la experiencia dirigen la comprensión de la situación y el almacenamiento en la memoria del pasaje o discurso, ya sea leído o escuchado. No comprendemos ciertas historias cuando no podemos activar en nuestra memoria los esquemas adecuados. Las teorías de los esquemas han contribuido a explicar por qué algunas veces nuestros recuerdos aparecen distorsionados. Sin embargo, las representaciones contenidas en nuestra memoria son generalmente bastante más complejas de lo que suponen las teorías de los esquemas. 

5. TRASTORNOS DE LA MEMORIA SEMÁNTICA Y SUS CORRELATOS NEURALES 

Distinguimos entre dos tipos de informaciones contenidas en la memoria semántica. Una corresponde a los conceptos que son como las palabras que usamos en el lenguaje. La segunda corresponde a unidades más amplias y flexibles conocidas como esquemas y guiones. Como indica Baddeley (2009), si esto fuera cierto, algunos pacientes con ciertas lesiones fallarían a la hora de acceder a ciertos conceptos, mientras otros tendrían problemas para acceder a la información contenida en los esquemas. 

Algunos pacientes con demencia semántica tienen dificultades para acceder al significado de los conceptos, pero pueden utilizar los esquemas. Por ejemplo, pueden utilizar correctamente una aguja para coser un botón, van a buscar un calendario, lápiz y papel para fijar una nueva entrevista, o pueden realizar otras tareas de la vida diaria relativamente bien (Funnell, 1996; Snowden, Grifiths y Neary, 1994). 

¿Existen pacientes que tengan dificultad para acceder a los esquemas, pero pueden acceder a los conceptos sin dificultad? Existe alguna evidencia afirmativa. Los esquemas generalmente están dirigidos a conseguir objetivos. La corteza prefrontal está muy relacionada con la construcción y la puesta en marcha de acciones que conduzcan a la consecución de objetivos. Existe una zona del cerebro muy relacionada con la construcción y la puesta en marcha de acciones que conduzcan a la consecución de ciertos objetivos. Esta zona es la corteza prefrontal. Algunos pacientes con lesiones en la corteza prefrontal tienen problemas para acceder a los esquemas y para ordenar las acciones incluidas en un guion, aunque son capaces de recuperar a partir de su memoria estas acciones (Cosentino et al., 2006). 

Una pregunta importante para la neurociencia cognitiva de la memoria semántica es cómo está organizado el conocimiento semántico y cómo se representa en el cerebro. La investigación con pacientes que por una lesión cerebral presentan trastornos en la memoria semántica, ha mostrado que algunos de ellos tienen afectado su conocimiento de los seres vivos o de los inanimados, padeciendo un trastorno de una categoría semántica específica. Para algunos investigadores este deterioro refleja la organización taxonómica, específica del dominio en cuestión, de la memoria semántica (Camarazza y Shelton, 1998). Otros consideran que la organización de la memoria semántica depende de los diferentes tipos de conocimiento (Warrington y Shallice, 1984) como el conocimiento perceptivo que contiene información sobre los rasgos perceptivos de los objetos, y el conocimiento funcional, que contiene conocimiento sobre las propiedades abstractas y proposicionales tales como la función, localización y uso dentro del contexto. Según este modelo, el conocimiento semántico sobre la categoría animales y otros seres vivos se basa sobre todo en información de tipo perceptivo. El conocimiento de artefactos y objetos, por otro lado, que pueden tener la misma función, aunque su apariencia física sea muy diferente, se basa sobre todo en sus propiedades funcionales. 

Una investigación reciente con adultos sanos investigó la organización cerebral de la acción y las representaciones funcionales y semánticas utilizando la técnica de imágenes cerebrales por resonancia magnética funcional (Conessa et al., 2008). En la condición de conocimiento de acción preguntaron a los participantes si los objetos de cada par podían usarse con el mismo patrón manipulativo y en la condición de conocimiento funcional si podían usarse en el mismo contexto. 

Los resultados mostraron que: 

  • El conocimiento de la acción activó la red izquierda frontoparietal y la corteza dorsal premotora. 
  • El conocimiento funcional activó la corteza lateral anterior inferotemporal. Estos resultados apoyan la hipótesis de la existencia de diferentes tipos de información en la memoria semántica. 

6. RESUMEN 

• La memoria semántica es una gran memoria. Está formada por el conocimiento léxico, los conceptos y las categorías. Conceptos y categorías son estructuras mentales que suponen un gran ahorro cognitivo. 

• El conocimiento sobre las palabras forma nuestro léxico mental. Dicho léxico debe estar organizado de forma eficiente dada la velocidad con la que podemos acceder a las palabras. Las palabras son como las entradas léxicas de nuestro diccionario mental. 

• Cada entrada léxica contiene información sobre cómo pronunciar la palabra, cómo escribirla, su significado, y cómo debe combinarse con otras palabras para formar frases. 

• Collins y Quilliam propusieron un modelo llamado red semántica porque tiene forma de red jerarquizada de arriba a abajo para expresar la manera como estaría almacenada la información en el léxico mental

• La memoria semántica es una memoria declarativa, diferente de la memoria episódica, que almacena nuestro conocimiento general sobre el mundo y el lenguaje. Se refiere al significado, la comprensión y otros conocimientos basados en conceptos que no se encuentran relacionados en experiencias o acontecimientos específicos de la vida de la persona. 

• La distinción entre memoria episódica y memoria semántica se basa en las disociaciones encontradas en pacientes con lesiones cerebrales y en él estudio del envejecimiento. En ambos casos se ha encontrado un mal funcionamiento de la memoria episódica y un funcionamiento normal de la memoria semántica 

• La memoria semántica es un sistema de memoria declarativo formado por el conocimiento léxico, los conceptos y las categorías. La integración de conocimientos y su actualización permiten que el ser humano tenga un comportamiento adaptado, eficiente, organizado, y fácil de recuperar en un momento dado. 

7. GLOSARIO 

Categoría. Conjunto de objetos que se parecen en algún aspecto importante. Se refiere a los ejemplares de un concepto. Por ejemplo, la categoría asociada al concepto silla está formada por todas las sillas que existen. Se trata de las representaciones de los ejemplares de un concepto existentes en la memoria. 

Concepto. Es una representación mental de un conjunto de objetos. Se refiere a la capacidad que tienen las personas para organizar el conocimiento en categorías en función de sus características comunes. Existe una gran conexión entre el concepto y las palabras del lenguaje a través de las que se expresa dicho concepto. 

Efecto abanico. Ver también Propagación de la activación; en los modelos de representación proposicional se asume que la información se representa en una estructura en forma de red cuyos modos pueden estar activados o desactivados. Anderson (1976) propuso que la probabilidad de que la activación a partir de un nodo se extienda por la red semántica depende del número de uniones que salgan del nodo. Esta activación es inversamente proporcional al número de uniones que salen de dicho nodo. Este efecto se conoce con el nombre de efecto abanico. La idea que subyace a esta propuesta es que la activación del sistema es limitada, por eso, cuantos más elementos salgan de un mismo nodo, al recibir cada uno de ellos parte de la activación, menor será la cantidad de activación que pueda recibir cada uno, y más tiempo se requerirá para recuperar esta información de la memoria. Este efecto da lugar a la llamada «paradoja del experto». 

Ejemplar. Se dice de un elemento u objeto perteneciente a una categoría. 

Esquemas. Son unidades complejas de conocimiento que codifican las propiedades de los elementos típicos de las categorías. Los esquemas son instrumentos de reconocimiento que se utilizan para evaluar cómo se ajustan a los datos que se están procesando. Sirven para interpretar narraciones cuando algunos de sus elementos están implícitos en el texto. 

Guión. Se trata del más sencillo de los esquemas. Los guiones están constituidos normalmente por una secuencia de sucesos muy frecuentes que se producen en un orden determinado. 

Inferencia. Derivación de conclusiones a partir de información dada (o de premisas) a través de cualquier forma aceptable de razonamiento. Normalmente se obtienen: a) por deducción, a través del análisis de argumentos válidos se obtiene(n) la(s) conclusión(es) implícita en las premisas; b) por inducción, a través de muchos casos particulares se llega a una afirmación general; c) por probabilidad, pasando de frecuencias en un dominio conocido a conclusiones sobre la probabilidad; y d) por razonamiento estadístico, que concluye que, como promedio, un cierto porcentaje de un conjunto de entidades ha de satisfacer las condiciones indicadas. 

Léxico mental. Sinónimo de diccionario. Se refiere a la cantidad total de palabras que conoce una persona. 

Memoria semántica. Componente de la memoria a largo plazo en el que se incluye el conocimiento sobre el significado de las palabras, los conceptos y los conocimientos del mundo. 

Nivel básico de las categorías. Es el nivel dentro de la jerarquía en la que se sitúan las categorías que maximizan la semejanza de los elementos existentes dentro de la categoría, en comparación con la semejanza entre los elementos de distintas categorías. Por ejemplo, Rosch et al. (1976) encontraron que «silla» pertenece a las categorías de nivel básico. 

Nivel subordinado de las categorías. Se dice de las categorías que se sitúan en el nivel más bajo de la jerarquía. Por ejemplo, «silla de cocina» pertenece a la categoría de nivel subordinado. Son las categorías con menor nivel de inclusión. 

Nivel supraordenado de las categorías. Es el nivel de las categorías situadas en el nivel superior de la jerarquía y que tienen un mayor nivel de inclusión. Por ejemplo, «mueble» es una categoría de nivel supraordenado. Los objetos que pertenecen a esta categoría pueden tener poco parecido entre sí. 

Nodo. Una agrupación funcional de neuronas o unidades de una red conexionista. 

PET (tomografía de emisión de positrones). Técnica de medicina nuclear que produce imágenes de la distribución de la distribución de la radiactividad en el cuerpo humano a partir de la administración de una sustancia que contiene átomos de radiactividad. Las imágenes obtenidas a través de esta técnica son altamente fiables. Normalmente, los átomos que se utilizan tienen una corta duración y son los empleados normalmente en los procesos fisiológicos, tales como oxígeno-15 o nitrógeno-13. Estos átomos pueden incorporarse a compuestos utilizados por el cuerpo humano, como la glucosa o el oxígeno. Esto permite el seguimiento de los átomos de forma segura y precisa durante procesos tan importantes como el metabolismo cerebral o el flujo sanguíneo. Existen abundantes resultados que muestran que la actividad funcional del cerebro desarrollada durante la realización de movimientos, visión, audición, lenguaje, y todo tipo de actividad cognitiva, produce grandes cambios en la actividad metabólica y en el flujo sanguíneo cerebral. 

Procesamiento abajo-arriba (procesamiento guiado por los datos). Se dice de los procesos periféricos de nivel más bajo (más sensoriales) que toman como entrada representaciones de más bajo nivel y producen una representación de más alto nivel (más central o cognitiva) como salida. 

Procesamiento arriba-abajo (procesamiento guiado por el significado). Proceso más central o cognitivo. Se refiere a procesos que funcionan tomando como entrada una representación de más alto nivel y produciendo una representación de nivel más bajo (sensorial) como salida. 

Propagación de la activación. Proceso por el cual la activación existente en una red semántica se extiende a través de los diferentes nodos de la misma. En cada nodo de la red está representada una palabra o concepto. La recuperación de la información representada en la red semántica se produce a través del proceso de propagación. 

Proposiciones. Una proposición es un concepto atómico, una sentencia simple que no puede dividirse en componentes y que es verdadera o falsa. Se trata de unidades de significado sujetas a valores de verdad. Una proposición es la unidad de información más pequeña dotada de sentido, (ejemplo., María es pequeña, Juan es profesor). Prototipo. Es el ejemplo más representativo de una categoría. En la teoría de Rosch, son las tendencias centrales de las categorías que se forman mediante los principios de aprendizaje y procesamiento de la información a partir de los elementos de las categorías. 

Red semántica. Estructura arborescente jerárquica mediante la que se representa la organización del significado de las palabras en la mente humana. 

Representación mental. Transformación de la información ambiental en un código interno. 

Representación proposicional. Formato representacional abstracto formado por símbolos «semejantes» a los del lenguaje. 

Sistema de producción. Se trata de un sistema compuesto por producciones y acciones. La idea básica de un sistema de producción es que la cognición humana consiste en un conjunto de pares de condiciones-acciones. 

REFERENCIAS 

  • Resumen ALEJANDRA MENDIETA RADA 
  • Resumen Laura Jerónimo Olaya 
  • Ballesteros Jiménez, S. (2017). Psicología de la memoria humana. Madrid: Universitas. 

DESCARGAR VERSIÓN PDF

AUTOEVALUACIÓN

Deja un comentario