RELACIÓN ENTRE EL DESARROLLO BIOLÓGICO Y EL DESARROLLO PSICOLÓGICO

Los cambios biológicos continúan durante toda la vida del ser humano, pero son más notables durante la infancia, la adolescencia y en la vejez. Tanto antes como especialmente después del nacimiento, el desarrollo físico es producto de la interacción entre el niño y su entorno, y sigue los patrones cefalocaudal y proximodistal que aparecen ya en el desarrollo prenatal. La adolescencia es un período de nuevos e importantes cambios biológicos, marcados por el crecimiento físico y la maduración sexual. El desarrollo psicomotor se basa en el desarrollo físico y permite al niño moverse por el mundo, e interactuar con la realidad y los objetos que le rodean.

Los estudios sobre las bases cerebrales del desarrollo psicológico tienen en común la busca de paralelismos entre el nivel psicológico de la conducta y el nivel biológico de la actividad cerebral. Ambos desarrollos, cerebral y psicológico son paralelos, pero esto no quiere decir que el desarrollo psicológico pueda reducirse al desarrollo cerebral. El estudio de las bases cerebrales de este desarrollo psicológico ha sido especialmente fructífero y ha mostrado que diversas conductas inhibitorias pueden tener bases cerebrales variables: la inhibición de conductas reflejas del recién nacido como los reflejos de la planta del pie o el de Babinski, parecen depender del control inhibitorio ejercido por la corteza motora sobre el tronco cerebral, algo que sucede a los 2-3 meses del nacimiento (Kagan y Baird, 2004); por su parte, el control inhibitorio que requiere el responder adecuadamente a una tarea como «apretar una tecla siempre que aparece una letra excepto la X», algo que se desarrolla durante los años preescolares y escolares, exige la activación de áreas del córtex prefrontal, pero también otras estructuras como los ganglios basales (Nelson y otros, 2005). Podemos decir que estos procesos cognitivos tienen una base neurológica principal en el córtex prefrontal, pero en esta región cerebral parecen residir los componentes computacionales que subyacen a un gran número de procesos cognitivos característicos de la mente humana (Kagan y Baird, 2004).

REFERENCIAS

  • García Madruga, Delval, & Delval, Juan. (2019). Psicologia del desarrollo I (2ª ed. rev. ed., Grado (UNED); 6201201). Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Deja un comentario

dos + diecisiete =

Ir al contenido